Facebook Puede Deprimirle

Resumen

Muchas adicciones comienzan con la búsqueda de consuelo para la soledad, pero estás no solucionan el problema real.

Ciertamente las adicciones son tan antiguas como el hombre mismo. Muchas de ellas comienzan con sentimientos de soledad o desesperación. Luego estos sentimientos guían a la persona a buscar consuelo en el alcohol, las drogas, las relaciones ilícitas o el chocolate inofensivo. Nuestra sociedad moderna está llena de gente que también busca consuelo en los sitios sociales como Facebook, Snapchat, etc.

Alguien se siente aburrido o solitario y escribe un comentario en su muro de Facebook. Este es un ruego por atención a todos sus amigos sociales. Estos “amigos” luego hacen clic en el botón “Me Gusta” del comentario, e incluso escriben sus propios comentarios; esta reacción informa a tal persona que sus “amigos” están prestándole atención; ya no está “sola” después de todo. Ya que su conexión en Facebook ha sido confirmada, la próxima vez que esta persona se sienta sola o aburrida, hará esto otra vez para sentirse mejor.

En La Mente Sedienta: Desde el Amor a los Cigarros Hasta los Teléfonos Inteligentes, Judson Brewer habla de la adicción a la tecnología que nuestra sociedad está desarrollando. En 2012, Zach Lee y otros hicieron un estudio de personas que llegaron a ser adictas a Facebook. Su estudio concluyó que “la preferencia de interacción social tenía relación con la regulación deficiente de ánimo y los resultados negativos como un sentido disminuido de valor personal y un aumento de abstinencia social”.[1]

Según este estudio, ¡la interacción social en línea puede guiar al aumento de abstinencia social! ¿Por qué? Porque, como en el caso de cualquier otra adicción, se requiere más interacción para alcanzar el mismo grado de satisfacción. Adicionalmente, Facebook y otros sitios sociales no abordan el problema real; en cambio, pueden tener el efecto opuesto en la gente. Mai-Ly Steers y otros publicaron un estudio: “Viendo los Mejores Momentos de Otros: La Manera en que el Uso de Facebook Está Relacionado a los Síntomas de Depresión”.[2] No es difícil entender por qué este es el caso. Yo no luzco tan bien como muchos de mis amigos. No hago cosas tan divertidas como mis amigos. No soy…como mis amigos. Esto es deprimente.

La solución inmediata es doble: (1) Limite su tiempo en las redes sociales. (2) Recuerde que los medios sociales no son la realidad. La gente pone lo que quiere que otros lean o vean. Esto es como las modelos llenas de maquillaje y cirugía; no es la realidad.

La solución a largo plazo para la soledad y el aburrimiento es la interacción social en tiempo real con gente real. La iglesia es una organización espiritual como también social. Se puede encontrar una cura para la soledad en las interacciones sociales de la adoración y las actividades de comunión de la iglesia. Hay un amigo que es más unido que un hermano: ¡un compañero cristiano!

Referencias

[1] Brewer, Judson (2017), La Mente Sedienta [The Craving Mind] (New Haven, CT: Yale), p. 53.

[2] Steers, Mai-Ly, et al. (2014), “Viendo los Mejores Momentos de Otros: La Manera en que el Uso de Facebook Está Relacionado a los Síntomas de Depresión” [“Seeing Everyone Else’s Highlight Reels: How Facebook Usage is Linked to Depressive Symptoms”], Guilford Publications, https://www.researchgate.net/publication/267029087_Seeing_Everyone_Else's_Highlight_Reels_How_Facebook_Usage_Is_Linked_to_Depressive_Symptoms.