Based in Sydney, Australia, Foundry is a blog by Rebecca Thao. Her posts explore modern architecture through photos and quotes by influential architects, engineers, and artists.

Lidiando con el Perfeccionismo

Lidiando con el Perfeccionismo

Muchos de nosotros somos perfeccionistas en ciertas áreas—las áreas que nos preocupan o interesan más. Otros son perfeccionistas en casi toda área de la vida. ¿Cómo podemos lidiar con el perfeccionismo?

Otto Klemperer fue un director de orquestra que nació en Alemania y que murió en 1973. Klemperer era demasiado reservado en elogiar a las orquestas que dirigía. Pero en una ocasión, después de una ejecución particularmente excelente, elogió emotivamente a la orquesta al decir: “¡Bien!”. Los músicos aplaudieron espontáneamente, y la sonrisa de Klemperer inmediatamente se transformó en un fruncir de ceño mientras decía de mala gana: “¡No tan bien!”.

Algunas personas no pueden contentarse con nada que sea casi perfecto. En su subconsciente hay una necesidad de control y afirmación. Según una perspectiva espiritual, este es un comportamiento que sugiere que alguien se ha puesto en el lugar de Dios. El perfeccionista piensa o actúa como si supiera todo, tuviera todo el poder y pudiera estar en todo lugar a la vez, y generalmente actúa como si no tuviera ningún defecto.

Pero si somos realistas, debemos entender que nunca alcanzaremos un nivel de perfección permanente y total mientras estemos en la Tierra. Debemos darnos cuenta que Dios nos perfecciona en Cristo (Filipenses 1:6; 2:13), y que no hay otra manera de que alguien sea perfecto. Debemos ser flexibles con los demás.

Lo cierto es que si somos diligentes, entonces nuestras intenciones y debilidades nos molestarán; de otra manera, no nos preocuparíamos por crecer en tales áreas. Pero el punto es que debemos entender que hay momentos en que es correcto ser exactos y exigentes, y hay momentos en que es apropiado ser flexibles.

¿Cómo se puede lidiar con el perfeccionismo?

  1. Aprenda flexibilidad y aceptación. Había un jardinero que era muy perfeccionista en el cuidado de su jardín, pero un año su jardín se llenó de mala hierba. Él usó cada método y producto imaginable. Nada funcionó. Finalmente escribió al Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, explicando todo lo que había hecho y preguntando qué más debía hacer. Se le dio la respuesta: “Trate de acostumbrarse a eso”.
  2. Pregúntese: “¿Qué es lo peor que pudiera suceder?”. ¿Realmente vale la pena preocuparse tanto por eso?
  3. Recuerde que el amor de Dios es incondicional.
  4. Por tanto, nosotros debemos amar a otros incondicionalmente.
  5. Sonría un poco—incluso de sí mismo.
  6. Sea realista. No espere lo imposible; asegúrese que las metas sean viables y razonables.
  7. Determine si el perfeccionismo es apropiado en tal caso. Aprenda a aceptar los resultados que son suficientemente buenos en ciertas tareas.
  8. No siempre es malo cometer ciertos errores; aprenda de ellos.
  9. Asegúrese que su corazón sea recto delante de Dios.
  10. Finalmente, recuerde Hebreos 10:14: “[C]on una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados”.
¿Qué Significa “para Perdón de los Pecados” en Hechos 2:38?

¿Qué Significa “para Perdón de los Pecados” en Hechos 2:38?

Mateo 10: Una Misión Especial

Mateo 10: Una Misión Especial