EB Global: Enfoque Bíblico / Bible Focus
Un sitio bilingüe con perspectiva bíblica / A bilingual site with a biblical focus

Artículos

ARTÍCULOS DE INVESTIGACIÓN

 

Padres Homosexuales, ¿Hijos Felices?

Hace algún tiempo atrás mi esposa llevó a mis hijas a su visita regular a la biblioteca local. Después de algunas actividades rutinarias, seleccionó algunos libros para mis hijas y algunas revistas para ella. Una de esas fue la edición de enero de 2011 de la revista en inglés, Parents, una publicación principal en los Estados Unidos que ofrece consejos de los “expertos” en cuanto a crianza y cuidado de niños. Ella estaba comenzando a disfrutar la revista, cuando tropezó con la siguiente propaganda bajo el título, “Padres Homosexuales, Hijos Felices”:

Según una investigación reciente, los niños que dos madres lesbianas crían crecen hasta convertirse en adolescentes psicológicamente sanos y tienen menos problemas de conducta que aquellos que nacen en la estructura familiar tradicional. “Una razón posible de nuestro descubrimiento es que la pareja de madres compartía responsabilidades domésticas y de crianza. E incluso si las madres se separaban, la mayoría de parejas continuaba compartiendo la crianza”, dice la coautora del estudio, Nanette Gartrell, M.D., profesora clínica asociada de psiquiatría en la Universidad de California, San Francisco (“Padres Homosexuales…”, 2011, p. 29).

Es una realidad lamentable que una revista con enfoque familiar incluya tal propaganda que degrada el valor de la estructura familiar tradicional, y en cambio, elogie una alternativa inmoral que atenta contra el bienestar social. Esta es una indicación adicional de la decadencia moral que la sociedad moderna está experimentando.

Se debe considerar algunos puntos en cuanto a esta “investigación erudita”.

Primeramente, la pequeña propaganda a favor del matrimonio homosexual que apareció en la revista Parents ni siquiera proveyó la fuente original de investigación, solamente presentó el nombre de una investigadora con grados honoríficos. (La cita anterior es todo lo que se incluyó). También es interesante notar que no se presentó información en cuanto a la cantidad de “familias” investigadas, como tampoco el porcentaje en ambos lados de la controversia. Tal vez una de las razones de la información escasa tenga que ver con la credibilidad de tal investigación.

Segundo, el escepticismo en cuanto a la imparcialidad de tal investigación aumenta cuando se considera que Nanette Gartrell, coautora del estudio, es una partidaria del lesbianismo, y actualmente sostiene una relación “matrimonial” homosexual con Dee Mosbacher—una productora de cine involucrada en el activismo lesbiano y en la producción de películas saturadas de material pro-homosexualidad (vea “Nanette…”, 2010; “Acerca de…”, 2010). Gartrell es la investigadora principal de un proyecto de investigación de “familias” constituidas de madres lesbianas. En conjunto, sus investigaciones tienen el propósito de establecer a la “familia” homosexual como una alternativa saludable, e incluso superior, a la estructura familiar tradicional. Entonces, ¿qué se esperaría de sus “descubrimientos”? De hecho, esta no es la primera vez que ella y sus compañeros de investigación encuentran “hallazgos” similares (vea “Publicaciones”, 2010).

Tercero, la conclusión de los resultados de tal investigación, e investigaciones relacionadas, generalmente está influenciada por el concepto de lo que tales investigadores califican como “sano psicológica y conductualmente”. Desde luego, para los partidarios de la unión entre personas del mismo sexo, la perversión homosexual/lesbiana no tiene nada que ver con una psicología o conducta humana negativa. Así que si los hijos de padres homosexuales o madres lesbianas tienen una mayor probabilidad de involucrarse en relaciones homosexuales o bisexuales (como otra investigación coescrita por la Dra. Gartrell indica—Gartrell, et.al., 2010, pp. 1,7), esto en el fondo no califica como un problema psicológico o conductual. Para ellos, estos niños son completamente, psicológicamente y conductualmente “sanos”. Esto simplemente muestra que cuando la gente tiene un concepto degradado de lo que es moral y psicológicamente sano, entonces se encuentra en una posición impotente de juzgar adecuadamente (cf. Isaías 5:20).

Cuarto, note el título sensacionalista que se escogió para la propaganda a favor del lesbianismo en la revista Parents: “Padres Homosexuales, Hijos Felices”. Este título, como también otros títulos de investigaciones, documentales y artículos pro-homosexualidad (e.g, “Madres Lesbianas Son Mejores en la Crianza de Hijos”—Chittenden, 2009), insinúa que la clave del “éxito” de tales “familias” es principalmente su arreglo homosexual. Ya que los padres son homosexuales, entonces se nos dice que sus hijos son “felices”. Esto es simplemente una táctica engañosa para despistar al lector del punto real: la inmoralidad inherente de tales relaciones. Por ejemplo, ¿pueden algunos ateos criar hijos que finalmente sean considerados “sanos” en la sociedad moderna? Sí. ¿Significa eso que esto se debe a su ateísmo, o que se debería optar por el ateísmo? ¡Absolutamente no!

Algún tiempo atrás miraba un documental televisivo sobre la mafia internacional. Uno de los puntos que captó mi atención fue el reporte en cuanto a la “moralidad” de sus integrantes, revelando el trato respetuoso entre esposos y la ausencia de relaciones adúlteras con las esposas de colegas. La mafia labora bajo cierto código “ético” que ahora se conoce como “Los Diez Mandamientos de la Mafia”, el cual incluye prohibiciones a “frecuentar bares y acosar a las esposas de amigos, y exhorta a los miembros a tratar a sus propias esposas con respeto” (“Se Encuentra…”, 2007). ¿Significa esto que se debería aprobar la mafia? ¿Deberíamos involucrarnos en la mafia para garantizar la fidelidad y el respeto matrimonial?

Se debe tener en cuenta que el hecho que una pareja homosexual críe a una persona que no alcance el nivel de inmoralidad de sus “padres”, o que sea considerada psicológicamente y conductualmente “sana” según los estándares sociales modernos, no significa que la homosexualidad esté justificada o que sea una mejor alternativa. Hoy hay algunos que tienen la filosofía de “Hagamos males para que vengan bienes” (Romanos 3:8). Otros tienen sus conciencias tan cauterizadas que no pueden discernir la verdadera felicidad y el éxito moral. Después que Jeremías habló a los judíos en Egipto, muchos de ellos respondieron:

La palabra que nos has hablado en nombre de Jehová, no la oiremos de ti; sino que ciertamente pondremos por obra toda palabra que ha salido de nuestra boca, para ofrecer incienso a la reina del cielo, derramándole libaciones, como hemos hecho nosotros y nuestros padres, nuestros reyes y nuestros príncipes, en las ciudades de Judá y en las plazas de Jerusalén, y tuvimos abundancia de pan, y estuvimos alegres, y no vimos mal alguno (Jeremías 44:16-17, énfasis añadido).

Si la Dra. Gartrell hubiera estado presente en el tiempo de Jeremías para hacer una “investigación erudita” de las familias judías en Egipto, y la revista Parents hubiera tenido la oportunidad de promocionar la investigación, el título sensacionalista escogido sería algo parecido al siguiente: “Padres Idólatras, Hijos Felices”. Obviamente estas personas estaban gozando de una supuesta felicidad que habían heredado de sus padres impíos, pero esta no es la felicidad verdadera que Dios ofrece (Salmos 32:11; Eclesiastés 2:26; cf. Oseas 9:1).

Finalmente, y lo más importante, la Biblia condena claramente las relaciones homosexuales/lesbianas (Romanos 1:26-27; 1 Timoteo 1:9-11). Por tanto, aquellos que se involucran en tales relaciones serán excluidos de la felicidad eterna si no se arrepienten y cambian su camino (cf. Mateo 25:21,23; 1 Corintios 6:9-11). Como cristianos, siempre deberíamos recordar (y ayudar a nuestros hijos a entender) la verdadera felicidad que viene como producto de seguir las directrices amorosas de Dios para nuestras vidas morales (Deuteronomio 4:40; 6:1-3,17-18).

Referencias

“Acerca de Visión Femenina” [“About Woman Vision”] (2010), Woman Vision, http://www.womanvision.org/about.html.

Chittenden, Maurice (2009), “Madres Lesbianas Son Mejores en la Crianza de Hijos” [“Lesbians Parents Better at Raising Children”], The Times, http://women.timesonline.co.uk/tol/life_and_style/women/families/article6917212.ece.

Gartrell Nanette, Henny Bos y Naomi Goldberg (2010), “Adolescentes del Estudio Longitudinal Nacional de los EE.UU. de la Familia Lesbiana” [“Adolescents of the U.S. National Longitudinal Lesbian Family Study”], NLLFS, http://www.nllfs.org/images/uploads/pdf/NLLFS-adolescents-sexuality-2010.pdf.

“Nanette Gartrell, M.D.” (2010), NLLFS, http://www.nllfs.org/about/nanette-gartrell/.

“Padres Homosexuales, Hijos Felices” [“Gay Parents, Happy Kids”] (2011), Parents, enero.

“Publicaciones” [“Publications”] (2010), NLLFS, http://www.nllfs.org/publications/.

“Se Encuentra los ‘Diez Mandamientos’ de la Mafia” [“Mafia’s ‘Ten Commandments’ found”] (2009), BBC News, http://news.bbc.co.uk/2/hi/europe/7086716.stm.