¡De Regreso a Casa!

¡De Regreso a Casa!

Lectura bíblica recomendada: Lucas 15:20-24

Introducción

A. En la película de 1939 El Mago de Oz, lo único que Dorothy tenía que hacer para regresar a casa era golpear los talones de sus zapatos.

B. Cuando un hijo de Dios se aleja de su hogar, Dios provee una manera de regresar otra vez.

Exposición

I. Nada permanece igual cuando se deja el hogar.

A. Mucha gente escoge dejar su hogar sin darse cuenta lo que está dejando atrás (Salmos 137; Lucas 15:11-32).

B. Al regresar, frecuentemente descubrimos que nuestro hogar ha cambiado desde la última vez que salimos (Nehemías 1:1-11).

II. Nuestro hogar celestial es muy diferente a nuestro hogar terrenal.

A. Los recursos de Dios nunca se acaban (cf. Lucas 15:31).

B. Nuestro hogar en el cielo nunca envejecerá (2 Corintios 5:1).

C. En nuestro hogar en el cielo, los seres queridos nunca mueren (Apocalipsis 21:4).

III. Si se ha alejado del hogar, ¡recuerde que este se encuentra solamente a tres pasos cortos!

A. Como el hijo pródigo (Lucas 15:17), debe darse cuenta que ha abandonado algo que necesita con desesperación.

B. Debe arrepentirse de sus pecados y entregar su corazón a Dios (Lucas 15:21; Nehemías 1:6).

C. Finalmente, necesita llegar a Dios y orar por perdón (1 Reyes 8:47; Lucas 15:19; Hechos 8:22).

Conclusión

A. Se ha alejado del hogar y ha despreciado la herencia maravillosa que el Padre ha prometido a Sus hijos?

B. Sin importar cuánto se haya alejado de Él, ¡el Padre espera con ansias su regreso (2 Pedro 3:9)!

La Paciencia—Una Virtud Gratificante

La Paciencia—Una Virtud Gratificante

Un Mejor Entendimiento

Un Mejor Entendimiento