¡Dé lo Mejor de Sí para el Maestro!

¡Dé lo Mejor de Sí para el Maestro!

Lectura bíblica recomendada: Malaquías 1:6-14

Introducción

A. Algunos preguntarían: “¿Qué es lo mínimo que se debe hacer para llegar al cielo?”.

B. Pero Dios demanda lo mejor de nosotros, y ¿quién se atrevería a sugerir que Él merece algo menos—especialmente en vista de todo lo que ha hecho y hace por nosotros?

Exposición

I. Dios demandó lo mejor que Israel tenía para dar.

A. Demandó lo mejor en sus sacrificios (Éxodo 12:5; 13:12-15; 34:26; Levítico 22:17-25; Deuteronomio 15:19-21).

B. Los sacerdotes también debían carecer de cualquier clase de defecto físico (Levítico 21:16-24).

C. Dios tenía todo el derecho de hacer tales demandas (1 Crónicas 29:14).

D. No siempre Israel dio lo mejor de sí (Hageo 1:1-11; Malaquías 1:6-14).

II. Dios ha demandado lo mejor que nosotros tenemos para dar.

A. Debemos dar de nuestros medios una ofrenda generosa a Dios (2 Corintios 8:1-15).

B. Debemos adorarle en espíritu y verdad (Juan 4:24).

C. Debemos dedicar nuestras vidas completamente a Él (Romanos 12:1-2).

III. Dios nos ha dado lo mejor que el cielo tiene para dar.

A. Dio a Su Hijo como un sacrificio perfecto (1 Pedro 1:19).

B. Dio a Jesucristo como nuestro Sumo Sacerdote (Hebreos 7).

Conclusión

A. A Dios Le complace los regalos que Le ofrecemos cuando lo hacemos según Su voluntad y con el espíritu adecuado.

B. Nosotros sabemos cómo dar regalos a otros (Lucas 11:13), ¿pero qué clase de regalos estamos dando a Dios?

C. Al considerar todo lo que nuestro Dios ha hecho por nosotros, ¡podemos concluir que lo menos que podemos hacer por Dios es dar lo mejor que podamos dar!

Coqueteando con el Pecado

Coqueteando con el Pecado

¿Qué Es un Cristiano?

¿Qué Es un Cristiano?