Una Fe

por Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Efesios 4:1-6].

Introducción

A. Sabemos que la fe es esencial para la salvación (Hebreos 11:6; cf. Efesios 2:8).

B. La fe puede lograr cosas extraordinarias (Mateo 9:2; 15:28; 17:20).

C. Una de las cosas que el Nuevo Testamento enfatiza en cuanto a la fe es su singularidad.

I. La Biblia habla de una fe para toda la humanidad.

A. Hay una sola fe para los judíos y gentiles (Romanos 3:19-31).

B. Hay una sola fe que tiene la habilidad de unirnos (Gálatas 3:21-29; Efesios 4:2-3).

C. Todos los creyentes verdaderos comparten esa fe (Romanos 1:12; 2 Pedro 1:1).

II. Hay solamente una fe—ya que la fe tiene solamente una fuente.

A. La fe que salva siempre tiene su origen en la Palabra de Dios (Romanos 10:17; Hebreos 11:7-8,17-19).

B. Es imposible que diferentes clases de fe vengan de una misma fuente (Mateo 13:24-28; Santiago 3:11-12).

C. Si nuestra fe viene de la misma fuente, enseñaremos y haremos las mismas cosas (1 Corintios 1:10-13).

III. Hay muchas clases de fe en el mundo, pero solamente una que puede salvarnos.

A. Solamente hay un Evangelio que puede salvarnos (Gálatas 1:6-12).

B. Solamente hay un nombre en que podemos ser salvos (Hechos 4:10-12; cf. 2:21,38).

C. Solamente hay un camino que guía a la salvación y la vida eterna (Mateo 7:14; Juan 14:6; Hechos 9:2; 22:4; 24:22).

Conclusión

A. La única manera de identificar la fe verdadera es estudiar las Escrituras.

B. Cuando Jesús regrese, ¿hallará esta “fe” (Lucas 18:8)?

C. Si nunca ha tomado la decisión de “obedecer a la fe” (Romanos 1:5; 16:26), ¿por qué no lo hace ahora?