Una Buena Actitud

Lección 4

Proverbios 11:25-28; 15:30; 17:22; Filipenses 2:1-10; Tito 2:4

por Nancy Wheat

[NOTA DEL EDITOR: Para leer la lección anterior de esta serie de lecciones, haga clic en Lección 3].

 

La actitud es un asunto de elección. Una persona puede decidir ser pesimista y desalentada o positiva y optimista. Filipenses 2:5 dice, “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús”. El pasaje continúa describiendo que Cristo no dudó dar todo por los demás. La Nueva Versión Internacional traduce este versículo de la siguiente manera: “La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús”. Podemos aprender a tener la actitud correcta al usar nuestras mentes.

Proverbios 11:27 dice, “El que procura el bien buscará favor”. Proverbios 17:22 confirma esto con lo siguiente, “El corazón alegre constituye buen remedio; mas el espíritu triste seca los huesos”. Tener una buena actitud es otra manera de elegir imitar lo que es bueno.

Vivimos en una cultura quejumbrosa y negativa, y frecuentemente somos influenciadas en nuestro comportamiento y actitud, no por el ejemplo y las palabras de Jesús, sino por lo que el mundo presenta. Se requiere determinación y perseverancia para cambiar nuestras actitudes si hemos permitido que Satanás influencie nuestras vidas.

Memorizar escrituras es una buena manera de moldear nuestros corazones y luego nuestros “rostros”. Escriba versículos en tarjetas de colores y luego péguelos en lugares claves en su casa—el espejo del baño, la puerta de la refrigeradora o de un ropero. Consideremos el menaje de Dios frecuentemente en el día y permitamos que suavice nuestros corazones.

Aquí hay algunos pasajes que hablan de las áreas en que frecuentemente luchamos para tener actitudes buenas. “No hay cosa mejor para el hombre sino que coma y beba, y que su alma se alegre en su trabajo” (Eclesiastés 2:24). Esto ayuda a desarrollar satisfacción y gratitud. Filipenses 2:14 dice, “Haced todo sin murmuraciones y contiendas”. Este es un versículo muy bueno que podemos usar cuando enseñamos a nuestros hijos a tener mejores actitudes. Trate de no quejarse o discutir por 24 horas. Su día será remarcablemente diferente que antes.

Vivimos en un mundo lleno de estrés y preocupación. Aquí hay algunos versículos que nos pueden ayudar a controlar el estrés. “Deja la ira y desecha el enojo” (Salmos 37:8). Decida memorizar Mateo 6:25-34. Un versículo clave en esta sección es “no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal” (vs. 34).

Nosotras memorizamos canciones populares y enunciados favoritos de algunas películas, ¡pero es mucho más valioso poner la Palabra práctica de Dios en nuestros corazones! Ya que crecimos en una familia misionera, mis hermanos y yo pasábamos horas en viajes largos. En esos viajes, nuestro padre nos hacía recitar de memoria los versículos que habíamos aprendido. Esto fue un regalo especial para mis tres hermanos y yo. Cuando mi esposo y yo trabajábamos como misioneros con mis padres, mi padre también realizaba este “juego” con nuestros hijos. Haga de esto una actividad transmitida por generaciones. Se repitió muchas veces a los israelitas que enseñaran a sus hijos y a los hijos de sus hijos. ¡Podemos tener una gran actitud como familia!

Preguntas de Estudio

  1. Defina la palabra “actitud”.
  2. Tito 2:14 dice que seamos “para sí [el Señor] un pueblo propio, celoso de buenas obras”. ¿Qué cree que implica la palabra “celoso” para nosotras como cristianas? ¿Es celosa por Dios?
  3. Según Efesios 2:10, ¿cuál es la razón de nuestra creación? ¿Cómo debería moldear esto nuestra actitud diaria?
  4. ¿De qué actitud habla Jesús en Mateo 6:14-15? Hable de algunas maneras de crear esta actitud en nuestras vidas diarias.
  5. Lea Romanos 12:14-21. Liste las actitudes de las cuales Pablo habla a los hermanos en Roma. Subraye las actitudes con las cuales lucha. Guarde esta lista y úsela mientras ora diariamente.
  6. Lea Romanos 12:10. ¿En qué área nos debemos preferir los unos a los otros?
  7. Romanos 12:14 y Mateo 5:43-48 enseñan lo que debería ser nuestra actitud hacia aquellos que nos persiguen. Piense del nombre de una persona que le irrita. Ponga a tal persona al comienzo de su lista de oración diaria. ¿Cómo puede emplear estos pasajes al lidiar con tal persona?
  8. ¿De qué actitudes se habla en estos pasajes: Salmos 37:8; Proverbios 19:11; 22:24; Efesios 4:26? ¿Son estos algunos problemas en su vida?
  9. Todas nuestras actitudes deben ser sometidas en oración. Hable de lo que dice 1 Tesalonicenses 5:16-18 que debe ser nuestra actitud en la oración.
  10. Lea Juan 13:4-5 y hable del servicio como una actitud cristiana.

[Lección 5

[Título original en inglés, “A Good Attitude”, en Christian Woman, 26[1]:32. Traducción con permiso de Gospel Advocate Co., Nashville, TN 37210].