EB Global: Enfoque Bíblico / Bible Focus
Un sitio bilingüe con perspectiva bíblica / A bilingual site with a biblical focus

Artículos

ARTÍCULOS DE INVESTIGACIÓN

 

¿Un Problema de Facebook?

Facebook es una red social que comenzó en 2004 y que ahora tiene más de 800 millones de usuarios globalmente (Olivarez, 2011). Es la red social más popular en el mundo, incluso sobrepasando la popularidad combinada de MySpace y Twitter para comienzos de 2009 (Kazeniac, 2009). Se estima que aproximadamente la mitad de la población de los Estados Unidos—más de 150 millones de personas—tiene una cuenta de Facebook (CheckFacebook, 2011).

La gran popularidad de los sitios sociales se basa en la interacción que los usuarios pueden tener entre ellos. Ellos pueden expandir sus círculos sociales al cruzar los límites de la distancia y procedencia. Pueden entablar una conversación instantánea con uno o varios “amigos” que se encuentran en línea. Pueden mantenerse al día con sus familiares lejanos al ver sus últimas fotos, videos o comentarios. Pueden informarse de las noticias, explorar algunas páginas de artistas/películas nuevas, o encontrar básicamente cualquier información que busquen. Pueden identificarse con otras personas, cosas o actividades al oprimir el popular botón “Me Gusta”. Incluso pueden elaborar su propia página o grupo para lograr una interacción más avanzada o promocionar alguna causa. En fin, estos sitios ofrecen una variedad casi ilimitada de oportunidades y beneficios sociales para sus usuarios.

FACEBOOK Y EL CRISTIANO

La popularidad de los sitios sociales, especialmente de Facebook, incluso ha atraído la atención de los cristianos. Muchos cristianos se han beneficiado de los sitios sociales para desarrollar adicionalmente o conservar sus relaciones entre amigos y familiares. Otros han usado los sitios sociales como un medio para evangelizar a su círculo de “amigos”.

Por otra parte, los sitios sociales también han revelado públicamente algunas actividades cuestionables de algunos que reclaman ser cristianos (incluso en la iglesia del Señor). Aunque es cierto que de vez en cuando algunos enemigos de la moralidad violan la cuenta de Facebook de algún amigo cristiano y comienzan a enviar propaganda pornográfica u objetable sin el consentimiento del dueño de la cuenta, algunos cristianos han sido culpables directamente de esparcir material indecente.

Algunos días atrás recibí un mensaje electrónico de una lectora de Enfoque Bíblico. Ella expresó sus sentimientos de frustración por lo que algunos cristianos publican en Facebook. Realmente, este no es un problema ajeno para mí. Hace un par de años atrás se me pidió que obtuviera una página en Facebook para promocionar nuestro sitio Web en español. Para hacerlo, también debía abrir una cuenta personal e invitar y aceptar a “amigos”. Desde entonces, también he estado familiarizado con este problema. Pero el mensaje y sugerencia reciente de esta lectora me impulsó a sentarme frente a la computadora para escribir este artículo.

Específicamente, algunos cristianos han promocionado la inmodestia (y la inmoralidad en general) en Facebook al incluir fotos personales indecentes en sus álbumes. Algunos que se han involucrado en tal actividad, podrían justificarse, diciendo, “¡No es el asunto de otros entremeterse en mis álbumes de fotos!”. Pero el punto es que tales fotos cuestionables (de “cristianas” en bikinis o ropas de baño; “cristianos” sin camisetas, rodeados de jovencitas vestidas indecentemente, etc.) no deberían existir en el espacio social de un cristiano. De hecho, un cristiano fiel no tuviera tales fotos en absoluto (sea en su espacio social o un álbum en el estante de su casa) ya que nunca se involucraría en la inmodestia. Y aquellos cristianos fieles que se involucraron en tales actividades en el pasado, ya hubieran desechado tales fotos como una parte vergonzosa de su vida antes del cristianismo (Romanos 13:13-14; Efesios 4:22-24; cf. 1 Timoteo 2:9-10,15; 1 Pedro 3:3-5). Adicionalmente, los cristianos que cometen tal ofensa indecente en sitios sociales, usualmente saben que sus álbumes son públicos; todos sus amigos pueden verlos, y Facebook se encarga de hacer más públicas esas fotos al mostrar en la Página Principal de amistad tales fotos cuando son incluidas en el álbum o cuando alguien que comparte las mismas tendencias desvergonzadas decide oprimir los botones “Me Gusta” o “Compartir” en alguna de esas fotos.

La situación se torna más lamentable cuando se considera que otros amigos cristianos, que pueden no involucrarse en la misma actividad, deciden comentar positivamente en cuanto a tales fotos—animando adicionalmente la conducta desvergonzada. Parece que algunos cristianos simplemente no pueden distinguir la luz de las tinieblas (Efesios 5:11-12; 1 Timoteo 5:22; cf. Pinedo, 2011).

Las expresiones desvergonzadas en sitios sociales (de las cuales muchos cristianos son culpables) son muy variadas. Algunos hacen comentarios contraproducentes, escriben bromas sexualmente insinuantes o usan lenguaje soez por escrito (cf. Mateo 12:36-37; Efesios 4:29). Otros incluyen fotos o videos ofensivos, con contenido sexual o inmoral, e incluso “etiquetan” a otros en tales fotos (cf. Salmos 101:3; Isaías 1:16). Otros se involucran en juegos y aplicaciones saturadas de contenido espiritualmente dañino, e incluso invitan a otros a hacer lo mismo (cf. 1 Tesalonicenses 5:22). Y desde luego, nunca faltan aquellos que critican algunas publicaciones buenas y que promocionan la falsa doctrina y las tendencias religiosas liberales (cf. 2 Pedro 2:12-19).

No solamente las expresiones son diversas, sino también los que fomentan tales expresiones. Se pudiera pensar que tales irresponsabilidades sociales están limitadas solamente a cristianos considerados “débiles en la fe” o “nuevos convertidos” quienes no han recibido mucha instrucción al respecto. Pero lo cierto es que la gama es colorida—desde cristianos nuevos hasta cristianos antiguos, desde hijos de padres infieles hasta hijos de predicadores, desde cristianos débiles hasta cristianos que son supuestamente fuertes, desde miembros regulares hasta predicadores, desde estudiantes de Biblia hasta maestros de Biblia.

Tal vez todos hemos tenido al menos una experiencia negativa en los sitios sociales en este respecto. Personalmente, he sentido indignación al ver las fotos públicas de un estudiante de Biblia abrazando a una bailarina indecente; un hijo de predicador en un playa, posando casi desnudo y rodeado de dos jovencitas vestidas indecentemente; jovencitos cristianos posando orgullosamente en cantinas; y un ex maestro de Biblia posando con su esposa en la playa, ambos con sus “ropas de baño”. Realmente, no hace falta que alguien revise el muro de un “amigo” para ver tales cosas; ¡esas cosas aparecen frecuentemente en la Página Principal al momento de ingresar a los sitios sociales!

UNA PETICIÓN DE AMISTAD DE JESÚS

Algunos meses atrás leí un escrito interesante en cuanto a la “Amistad con Jesús por Facebook”. Una gran parte del escrito expresa muy bien el punto que quiero que considere en esta sección de mi artículo:

Imagine que Jesús estuviera en Facebook y le enviara una petición de amistad. Sabemos que esto no es posible, pero imagínelo. ¿Tendría que parar y pensar antes de aceptar Su invitación? ¿Revisaría sus fotos para asegurarse que no tiene ninguna foto inmodesta o nada desagradable?
Tal vez se aseguraría que no tuviera ninguna foto que se haya tomado en lugares inapropiados. ¿Revisaría sus comentarios para ver si no ha dicho nada obsceno o inapropiado? ¿Revisaría su lista de películas y música favorita, tal vez borraría algunas preferencias antes que permitiera que Jesús visite su espacio? ¿Y qué hay de los juegos que usa, encuestas que responde?
¿Hay algo que le haría detenerse y decir, “Pienso que debería borrar esto antes de permitir que Jesús vea mi espacio”? Si la respuesta es “Sí”, entonces, ¿por qué no borrarlo ahora? ¡Lo cierto es que Dios sí visita nuestros espacios en Facebook! Proverbios 15:3 dice, “Los ojos de Jehová están en todo lugar, mirando a los malos y a los buenos”. No solamente el Señor está mirándome en Facebook; otros también lo están haciendo. Lo que ven en mi espacio de Facebook afecta lo que piensan en cuanto a mí, la iglesia y el cristianismo.
¿Qué tal si mi “preferencia religiosa” dice “iglesia de Cristo”, pero tengo fotos mías en un club nocturno o de baile o en la playa con vestimenta indecente o con una bebida alcohólica en la mano? ¿O qué tal si he escrito parte de una canción que tiene letras inmorales? ¿O qué tal si he despreciado a alguien con mis comentarios?
Debemos preguntarnos, “¿Qué efecto tiene esto en mis amigos que no son cristianos?”. Ellos pueden decir, “¡Somos mejores que él, y nosotros no pretendemos ser cristianos!”. O pueden pensar, “¡Qué hipócrita!”.
Imagine que está explorando Facebook, y ve que Jesús tiene Su propio espacio. Usted está emocionado, así que le envía una petición de amistad. ¿La aceptaría Él? (Blackwell, s.d., énfasis añadido).

Jesús dijo, “Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando” (Juan 15:14; cf. 14:15). ¡Esa es la condición de amistad de Jesús! ¿Está haciendo Su voluntad?

EL PROBLEMA REAL

Para algunos, Facebook es una “herramienta de Satanás” de la cual los cristianos deben huir. Y aunque es cierto que los hijos de Satanás usan Facebook (como también el Internet, la televisión y cualquier otro medio de comunicación—cf. Lucas 16:8), los sitios sociales pueden proveer una oportunidad adicional para la extensión del Evangelio. Entonces el problema real no es los sitios sociales. [Nota: Aunque los sitios sociales, el Internet y la televisión no son medios intrínsecamente malos, los jóvenes (y todos en general) deben tener precaución al explorar estos medios que pueden presentar material inapropiado para los cristianos. La recomendación de este escritor es que los padres deben establecer límites y reglas para sus hijos en cuanto al uso del televisor; y ya que en el caso del Internet y los sitios sociales los niños pueden ser inducidos al mal fácilmente con un simple “clic”, es mejor que se aleje estas herramientas de su alcance mientras ellos crecen y aprenden a tomar decisiones responsables y cuidadosas. Tenga en cuenta que incluso los creadores de estos sitios sociales están conscientes de la influencia potencial negativa del contenido ajeno, que prohíben el uso de estos sitios a menores de edad].

Realmente, aquellos cristianos que ponen comentarios, fotos, videos y otros materiales cuestionables en espacios sociales, no tienen un “problema de Facebook”, sino un “problema de corazón”. Facebook, como otros sitios sociales y el Internet, solamente han revelado lo que hay en los corazones de ellos. Es decir, tales “cristianos” no abrieron una cuenta de Facebook y entonces decidieron que era una “buena idea” comenzar a desnudarse en las playas o beber en los bares para poner tales fotos en su espacio. Ni tampoco decidieron repentinamente que era una “buena idea” comenzar a usar lenguaje vulgar, inmoral u ofensivo para hacerlo parte de su vernáculo en Facebook. En cambio, esas eran sus costumbres antes que conocieran el “mundo de Facebook”; Facebook solamente ha hecho público tales costumbres licenciosas. Jesús dijo:

El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas… Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias (Mateo 12:35; 15:19).

Por otra parte, algunos cristianos son ingenuos y descuidados en cuanto a la moralidad cristiana. Se involucran en algunas actividades cuestionables pensando que “no hay nada de malo” en tales cosas. No consideran cuidadosamente sus acciones e influencia cristiana. En pocas palabras, pueden involucrarse en la indecencia y otros pecados “por ignorancia” (cf. 1 Timoteo 1:13). Tales personas deben darse cuenta que la ignorancia y la ingenuidad no justifican el pecado (cf. Levítico 5:17-19), y deben comenzar a madurar en la fe cristiana (1 Pedro 2:1-3).

¿CUÁL ES LA SOLUCIÓN?

¿Cuál es la solución para el problema en Facebook y otros sitios sociales? Diferentes cristianos que han considerado el problema han tomado decisiones diferentes. Algunos han optado por cancelar su cuenta de Facebook. Esta es una opción para el cristiano; ningún cristiano está obligado a usar una herramienta que considera que puede afectar negativamente su vida espiritual. (Algunos han hecho lo mismo con la televisión—cancelando su servicio de cable o deshaciéndose completamente de su televisor). Sin embargo, hay muchos que han decidido cancelar su cuenta de Facebook y pretender que todo está bien. Ellos saben que algunos de sus compañeros cristianos están involucrados en actividades públicas cuestionables, y ellos han sido testigos de tales actividades por medio de Facebook u otros sitios sociales, pero han decidido no hablar con ellos, sino cancelar su cuenta para no “ser recordados del problema”. Ellos han decidido lavarse las manos en el recipiente de Pilato y dejar que otros sean los que crucifiquen a Cristo (Mateo 27:24; cf. Hebreos 6:4-6; 10:29).

Entonces, ¿debe el cristiano conservar su cuenta de Facebook? No necesariamente. Puede optar por cancelar su cuenta, pero también debe estar dispuesto a reprender las obras infructuosas de las tinieblas (Efesios 5:11). [Mi esposa y yo hemos hablado con algunos cristianos personalmente, hemos enseñado al respecto e incluso hemos escrito a los ancianos de nuestra congregación en cuanto al problema].

Para los que hemos decidido continuar usando Facebook, otros sitios sociales o el Internet en general, debemos tener cuidado al explorar estos sitios (cf. Mateo 10:16). Debemos permitir que nuestros espacios sociales reflejen el cristianismo verdadero. Debemos añadir contenido teniendo en cuenta el beneficio espiritual que pueda tener en otros. Debemos hacer todo para la gloria de Dios (Mateo 5:16; 1 Pedro 2:11-12). Debemos usar nuestros comentarios para edificación, ánimo y bendición (Efesios 4:29). Debemos estar dispuestos a “ponernos en pie” por Cristo y defender el cristianismo (1 Pedro 3:15; Judas 3). Y debemos estar dispuestos a exhortar, corregir e instruir en amor a nuestros amigos cristianos para ayudarles a hacer lo mismo (Gálatas 6:1).

P.D.: Un Manual Breve para el Uso de Facebook 

  1. Foto de Perfil: Escoja una foto que le identifique positivamente. Recuerde que esta es la primera impresión que otros tendrán de usted en esos círculos sociales.
  2. Información Personal—Música, Libros, Programas, Actividades e Intereses: Usted no tiene la obligación de llenar esta sección de su información personal, pero si lo hace, pregúntese, “¿Qué escucharía, leería, viera o haría Jesús?”. Aquí también puede sugerir algunos enlaces a otros sitios en el Internet que pueden ser de beneficio espiritual para los que lean su información.
  3. Información—Acerca de Usted: No solamente diga que es cristiano, sino también esfuércese por demostrarlo.
  4. Información—Correo Electrónico: Esta información no es obligatoria, pero si la incluye, revise que tales términos cuestionables (e.g., “elmacho”, “chicafacil”) no sean parte de su correo electrónico.
  5. Álbumes de Fotos: Esta sección debe carecer de fotos indecentes o cuestionables. Tenga cuidado especial con las fotos de terceros donde se le etiquete; tales fotos pueden tener contenido inapropiado. De ser así, oprima el botón “Remover Etiqueta” y reporte el abuso.
  6. Amigos: Establezca algunos criterios saludables para aceptar la amistad de personas desconocidas, o incluso conocidas. Si tales personas se comprometen en actividades cuestionables, entonces habrá más probabilidad que “tropiece” con material inadecuado en su Página Principal. [Personalmente, uso mi espacio en Facebook como una herramienta evangelística, y generalmente acepto muchas peticiones de amistad con este propósito, a menos que alguna cosa inapropiada lo evite. Por otra parte, si alguien me envía material inapropiado, esa será la última vez que lo haga; yo no tengo problemas en oprimir el botón “Eliminar de Mis Amigos” y reportar el abuso].
  7. Botón “Me Gusta” (también “Compartir”): Oprima este botón cada vez que se incluya un material espiritualmente beneficioso o productivo. Nunca lo oprima cuando se promueve la inmoralidad, la falsa doctrina o la improductividad. Lea bien el contenido antes de oprimir el botón. Si lo oprimió por accidente, oprima “No Me Gusta”.
  8. Botón “Borrar Publicación”: Use este botón cada vez que reciba material cuestionable en su muro; no demore en borrarlo de su muro. El material inapropiado no solo puede afectar negativamente a su persona, sino también a sus “amigos” que visitan su muro. También tenga en cuenta que puede borrar y reportar entradas en los muros de sus amigos—incluso si usted no fue el que las puso. Si sabe que alguien está contaminando el muro de uno de sus amigos, y su amigo todavía no ha visto el abuso o no sabe cómo removerlo, hágale un favor y borre el material de su muro. Después informe a su amigo.
  9. Botones “Bloquear” y “Reportar”: Use el botón “Bloquear” cada vez que necesite bloquear alguna aplicación que no sea deseable. Si bloquea tal aplicación, no recibirá más requerimientos para la misma. Use el botón “Reportar” para llenar un breve reporte indicando la razón del abuso.   
  10. Botón “Salir”: Recuerde salir completamente de Facebook, especialmente si está en un centro público de computación—de otra manera, la siguiente persona que usa la computadora puede abusar de su cuenta. Este botón también implica que usted no necesita quedarse “a vivir” en Facebook; puede salir del sistema. Los cristianos deben administrar su tiempo adecuadamente (Efesios 5:15-16).

Referencias

Blackwell, Don (sine data), “¿Amistad con Jesús por Facebook?” [“Facebook Friends With Jesús?”], House to House, http://www.housetohouse.com/HTHPubPage.aspx?cid=10823.

CheckFacebook (2011), “Datos para el 5/12/2011” [“Data for 12/05/2011”], http://www.checkfacebook.com/.

Kazeniac, Andy (2009), “Redes Sociales: Facebook Asume el Primer Lugar; Twitter Asciende” [“Social Networks: Facebook Takes Over Top Spot, Twitter Climbs”], Compete Pulse, 9 de febrero, http://blog.compete.com/2009/02/09/facebook-myspace-twitter-social-network/.

Olivarez, Nathan (2011), “Facebook F8: Rediseño y 800 Millones de Usuarios” [Facebook F8: Redesigning and Hitting 800 Million Users”, Los Angeles Times, 22 de septiembre, http://latimesblogs.latimes.com/technology/2011/09/facebook-f8-media-features.html.

Pinedo, Moisés (2011), “¿Define la Biblia la ‘Modestia’?”, EB Global, http://ebglobal/inicio/define-la-biblia-la-modestia.