Seriedad en el Servicio a Dios

Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Romanos 12:1-2].

Introducción

A. Hay algunos problemas que nos abruman tanto que finalmente decidimos ser “serios” y hacer algo en cuanto a aquellos problemas.

B. ¿Ha llegado al punto en que ha decidido considerar con seriedad el servicio a Dios y hacerlo de la manera correcta?

I. No hay nada más importante en la vida que el servicio a Dios.

A. Esto es el todo del hombre (Eclesiastés 12:13-14).

B. Todos seremos juzgados según este criterio único (Mateo 7:21-23; 2 Corintios 5:10; Apocalipsis 20:12).

C. Nada más que hagamos o logremos en la vida permanecerá (Mateo 6:19; 1 Corintios 9:24-27; cf. 1 Pedro 5:4).

II. ¿Qué se requiere para servir a Dios de la manera que Él desea?

A. Primeramente debemos entender que no podemos servir a un mejor amo (Mateo 11:28-30; 1 Juan 5:3).

B. Sin embargo, también debemos saber que Él requiere ciertas cosas de Sus siervos (Hebreos 12:28-29; 9:13-14).

C. Para servir a Dios, debemos dejar a cualquier otro amo que podamos estar sirviendo (Éxodo 20:2-3; Josué 24:15; 1 Reyes 18:22; Mateo 6:24).

D. Para servir a Dios, también debemos ser humildes y negarnos a nosotros mismos (Lucas 9:23; 17:10; Romanos 12:1-2).

Conclusión

A. El hijo pródigo no consideró con seriedad su problema con el pecado sino hasta que esto le guió a la pobreza y la desesperación.

B. Cuando servimos al pecado, cosechamos la muerte como su pago, pero cuando escogemos servir a Dios, cosechamos santidad, y ¡finalmente nuestro Amo nos dará el regalo de la vida eterna (Romanos 6:20-23)!