EB Global: Enfoque Bíblico / Bible Focus
Un sitio bilingüe con perspectiva bíblica / A bilingual site with a biblical focus

Artículos

ARTÍCULOS DE INVESTIGACIÓN

 

¿Santifica el Bautismo a una Relación Adúltera?

Pregunta:

“El Nuevo Testamento enseña que el matrimonio es para siempre, y que la única excepción para el divorcio es el adulterio. ¿Cuál es la condición de aquellos que vienen al cristianismo con una segunda relación matrimonial que no cumple la excepción de Mateo 19? ¿Santifica su bautismo a tal relación?”.

Respuesta:

Hoy muchas personas en el mundo ignoran completamente lo que Dios dice en Su Palabra. Ciertamente ignoran Sus leyes sobre el matrimonio. La gente se casa después de un primer cruce de miradas y se divorcia tan rápidamente. El problema luego llega a ser: “Cuando tales personas llegan al cristianismo, ¿qué deben hacer si su divorcio no fue por adulterio?”.

Hay mucho que escribir sobre este tema que no se puede cubrir en un artículo tan corto, pero aquí hay algunos pensamientos breves.

En Mateo 5:32, Jesús dijo: “Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio” (énfasis añadido). Aquí se está considerando a dos personas que cometen adulterio: (1) la mujer que es repudiada por la causa incorrecta y que contrae nuevas nupcias, y (2) la persona que se casa con la mujer repudiada.

En un pasaje similar, Jesús dijo: “[C]ualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera” (Mateo 19:9). Hay una tercera persona que comete adulterio en este pasaje: la persona que repudia por cualquier causa y que contrae nuevas nupcias.

La “fornicación” en estos textos hace referencia al adulterio. El adulterio es una relación con alguien que a los ojos de Dios no es su cónyuge. Los diccionarios teológicos son unánimes en este punto. Esta palabra puede hacer referencia a la violación, aventuras sexuales, concubinato y prostitución.

Algunas veces se argumenta que “cometer” es una acción realizada en un tiempo, y que hace referencia al divorcio y segundas nupcias. Así que se sugiere que “cometer” no implica una relación continua a la cual se deba poner fin. Note el uso del tiempo presente en las declaraciones de Jesús: “hace que ella adultere”, y quien se casa con la mujer divorciada “comete adulterio”. Marcos 10:11-12 indica que esta situación también se aplica a los hombres.

Al comentar sobre el tiempo presente de Mateo 5:32, Daniel Wallace escribió en su Gramática Griega Más Allá de los Fundamentos que el tiempo presente significa que “[l]a acción o estado continúa sin límite de tiempo. Se usa el verbo en ‘enunciados proverbiales o máximas generales en cuanto a lo que ocurre en todo tiempo’” (1996, p. 524, énfasis añadido). Si yo digo, “Yo cometo homicidio”, significa que soy un homicida, pero no estoy diciendo nada en cuanto al cómo, cuándo, dónde, etc. Pero si digo, “Estoy cometiendo homicidio”, esto significa que lo estoy haciendo ahora mismo. En ambos casos, la idea está en el tiempo presente—tengo el estado de un homicida.

Por tanto, si un hombre se divorcia con su esposa (o viceversa) por cualquier cosa ajena al adulterio, entonces causa que ella adultere (si ella contrae nuevas nupcias), y él comete adulterio (si contrae nuevas nupcias). Además, si alguien se casa con la mujer divorciada comete adulterio. Esto quiere decir que sus acciones les clasifican como adúlteros.

La única manera en que pueden dejar de ser clasificados como adúlteros es que dejen tales relaciones (hagan “frutos dignos de arrepentimiento”—Lucas 3:8). Ellos nunca debieron haberse involucrado en tales relaciones.

Sin duda, el bautismo limpia a la persona del pecado del adulterio (Hechos 22:16; 1 Corintios 6:9-11). Pero si la persona se ha divorciado por alguna razón ajena al adulterio, el bautismo no santifica su relación adúltera continua; tampoco hace que la persona sea elegible para un nuevo matrimonio. Si permitimos que las Escrituras nos guíen, notaremos que son muy claras en este respecto.

Referencia

Wallace, Daniel (1996), Gramática Griega Más Allá de los Fundamentos [Greek Grammar Beyond the Basics] (Gran Rapids, MI: Zondervan).