¿Qué Es la Iglesia de Cristo?

¿Qué Es la Iglesia de Cristo?

¿Qué sabe acerca de la iglesia de Cristo? ¿Qué es lo que le hace diferente a las iglesias denominacionales? ¿Hay algo especial en cuanto a la iglesia, o es simplemente “otra iglesia”? Examinemos estas preguntas.

LA IGLESIA ES CRISTIANISMO PRE-DENOMINACIONAL

Las iglesias comunitarias “no-denominacionales” están llegando a ser la moda de hoy. Parece que muchas iglesias comunitarias de diferentes clases están surgiendo en todo lugar. Muchas están descontentas del concepto del “denominacionalismo” ya que este tiene una naturaleza divisoria (i.e., una iglesia cree “algo”, y otra iglesia cree “otra cosa”). Después de todo, Jesús deseó que Sus discípulos estuvieran unidos, no divididos en muchas denominaciones (Juan 17:21-22; cf. 1 Corintios 1:10,13).

¿Es la iglesia de Cristo una institución no-denominacional? Sí, pero es más que eso; es pre-denominacional. Solamente se puede leer acerca de una iglesia en el Nuevo Testamento (Efesios 4:1-4); allí no existía ninguna denominación. Solamente con el cristianismo pre-denominacional se puede tener unidad firme y pura.

Creemos que Jesús quiso que Sus seguidores estuvieran unidos, y específicamente quiso que ellos estuvieran unidos a través de la Palabra de Sus apóstoles: el Nuevo Testamento (Juan 17:20). Por ende, la única manera de tener unidad verdadera y aprobada por Cristo es al restaurar el cristianismo del Nuevo Testamento.

La iglesia de Cristo es la iglesia de la cual puede leer en la Biblia—la iglesia que existía antes que las denominaciones surgieran. Está modelada según el patrón del Nuevo Testamento para la iglesia, no según las creencias de un teólogo antiguo con un nombre extraño o según un libro de credo de hombres.

La iglesia de Cristo, es decir, la iglesia que pertenece a Cristo, comenzó en el Día de Pentecostés (Hechos 2), 10 días después que Jesús ascendiera al cielo. Pedro predicó el primer sermón después de este evento, y dio instrucciones en cuanto a la manera de llegar a ser parte de esa iglesia (Hechos 2:38). Esa misma iglesia perseveraba “en la doctrina de los apóstoles” (Hechos 2:42)—el Nuevo Testamento. Solamente al seguir la doctrina de los apóstoles podemos encontrar comunión verdadera con Dios (1 Juan 1:3).

LA IGLESIA ESTÁ CONSTITUIDA DE CRISTIANOS QUE SON SOLAMENTE CRISTIANOS

Los que siguen a Cristo son llamados simplemente “cristianos” (Hechos 11:26; cf. 26:28; 1 Pedro 4:16). No hay nombres conflictivos en la Biblia, como “católicos”, “presbiterianos”, “luteranos”, “bautistas”, “metodistas”, etc. En la Biblia solamente se llama “cristianos” a los discípulos de Cristo.

¿Cómo se llega a ser un discípulo de Cristo? Regrese a Hechos 2:38: “Arrepentíos, y bautícese”. En el bautismo se llega a ser miembro de la iglesia del Señor. Jesús dijo que el bautismo (inmersión) en Su nombre es esencial para la salvación (Mateo 28:19-20; Marcos 16:16; cf. Juan 3:5). El apóstol Pablo clarificó que la llegada al cristianismo depende de la aceptación del propósito de la crucifixión de Cristo (la salvación, Juan 3:16) y la sumisión subsiguiente al bautismo en el nombre de Cristo (1 Corintios 1:13). Cuando alguien se somete al bautismo, Dios le añade a la iglesia (Hechos 2:47). Nosotros solamente deseamos ser cristianos. ¿Qué otro nombre sería mejor que “cristiano”?

LA IGLESIA ES GUIADA POR CRISTO

Cristo es la Cabeza de Su iglesia (Efesios 5:23). Él Se entregó por ella (vs. 25) y la adquirió con Su propia sangre (1 Corintios 6:20; Efesios 1:22-23). Ya que Cristo es la Cabeza, no podemos ceder a nuestras propias preferencias. Reconocemos este principio fundamental: la iglesia no nos pertenece; pertenece a Cristo. No añadimos a Su Nuevo Testamento, ni tampoco quitamos de él. Considere algunas formas en que practicamos este principio:

  • Nos reunimos cada primer día de la semana (domingo) para adorar y participar de la Cena del Señor (Hechos 20:7).
  • Cantamos salmos, himnos y canticos espirituales (Efesios 5:19). El mandamiento apostólico en cuanto a lo que se debe hacer (i.e., adorar con el canto a capela) implica lo que no se debe hacer (adorar con instrumentos mecánicos).
  • Nombramos a hombres calificados para pastorear a cada congregación de la iglesia del Señor (1 Timoteo 3:1-7; Tito 1:5-9; 1 Pedro 5:1-5), como también a diáconos que realizan trabajos en áreas especiales (Filipenses 1:1; Hechos 6:1-3). Los miembros de la congregación viven en sujeción a los ancianos [pastores, obispos], siempre y cuando ellos continúen siguiendo el patrón del Nuevo Testamento (Hebreos 13:17).
  • Nos esforzamos por ser obedientes al plan de Dios para la vida. Esto incluye tener una vida moral pura (Gálatas 5:16-24), vivir en paz con todos los hombres (Romanos 12:9-18), y ser trabajadores arduos y honestos (Tito 2:9-10; Efesios 6:5-9).
  • Modelamos nuestros hogares según el diseño de Dios para la familia (Efesios 5:22-6:4).

LA IGLESIA ES GOBERNADA POR LA PALABRA DE DIOS

Reconocemos que la única autoridad en asuntos de fe y religión es la Palabra de Dios. Otra vez, no descubrirá que la iglesia del Señor depende de credos humanos o de “artículos de fe” creados por concilios. La Biblia contiene todo lo que necesitamos para ir al cielo (2 Timoteo 3:16-17). Dios no nos hablará por otro medio (cf. 1 Corintios 13:8-9). La idea que sugiere que no se puede entender la Biblia de la misma manera es ridícula. Nosotros podemos leer, entender y estar de acuerdo en lo que la Palabra de Dios dice (Efesios 3:4; 5:17). Si yo puedo escribir un libro que usted puede entender, ¿no cree que Dios es capaz de hacer lo mismo? Nosotros vivimos según la Biblia. Como el salmista declaró, “[l]ámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino” (Salmos 119:105).

Cuando se restaura a la iglesia del Nuevo Testamento, el cristianismo repentinamente llega a ser sencillo, ¿no cree? El Nuevo Testamento brinda una descripción perfecta de la manera en que la iglesia del Señor luce cuando sigue las enseñanzas sencillas de los apóstoles. ¿No cree que deberíamos tratar de ser esa iglesia hoy?

¿QUIERE SABER MÁS?

Si quiere saber más en cuanto a la iglesia de Cristo, puede encontrar las respuestas en el Nuevo Testamento. Sin embargo, puede haber algunas cosas que son difíciles de entender (2 Pedro 3:16). El eunuco etíope tuvo problemas en entender algunas de las verdades de la Palabra de Dios (Hechos 8:30-31), y necesitó que Felipe le “guiara” a través de las Escrituras. Si necesita ayuda, contacte a la iglesia de Cristo en su localidad.