¿Qué Es Imposible para Dios?

Roby Ellis 

Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá ser salvo? Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible (Mateo 19:23-26).

Varios años atrás estaba caminando a través de las exhibiciones en una feria en el pueblo de Gray en Tennessee cuando noté un puesto con varias escrituras bíblicas en sus paredes. En medio del puesto estaba un anciano sentado. Después de notar que su exhibición había captado mi interés, me invitó a acercarme. Me mostró un tablero con una pregunta. Debajo de la pregunta había tres puertas que ocultaban tres respuestas diferentes. La pregunta era esta: “¿Cuáles son las tres cosas que son imposibles para Dios?”. Respondí que es imposible que Dios mienta. El anciano estuvo de acuerdo y abrió una de las puertas que revelaba Tito 1:2. Respondí otra vez que es imposible que Dios sea tentado al mal. Otra vez el hombre estuvo de acuerdo y abrió otra puerta que revelada Santiago 1:13. Después de pensar un poco, admití que no tenía la siguiente respuesta. El hombre entonces abrió la tercera puerta; el enunciado decía algo como esto: “Es imposible que Dios te salve en cualquier manera excepto por fe solamente—¡incluso por medio del bautismo!”. Yo le dije que no estaba de acuerdo con esta conclusión ya que violaba la enseñanza bíblica que indica que el bautismo nos salva (1 Pedro 3:21). Cuando el hombre se dio cuenta que no podía explicar la escritura que yo estaba compartiendo con él, me dijo que tuviera un buen día y me “invitó” a marcharme.

Juan dijo, “Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros” (1 Juan 1:10). Dios dice que todos hemos pecado (Romanos 3:23), así que es inútil que alguien diga que no ha pecado. De igual manera, cuando Dios dice que debemos ser bautizados para ser salvos, es inútil que nosotros digamos que no es necesario. Lo que el hombre en la feria no se había dado cuenta es que para que su proposición en cuanto al bautismo fuera verdadera, el primer enunciado que sostenía (que Dios no puede mentir) debía ser falso. Si Dios salvara a alguien sin el bautismo para la remisión de los pecados, esto significaría que Él mintió cuando dijo que el bautismo es necesario. Las Escrituras están llenas de ejemplos de gente que no creyó que Dios cumpliría Su Palabra, pero Él siempre lo ha hecho y siempre lo hará. Es imposible que Él haga lo contrario.


Título original en inglés, “What Is Impossible for God?”, en Elizabethton Edifier, 28 de noviembre, 2010. Traducción editada por Moisés Pinedo.