Propósito

Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Rut 2:14-17].

Introducción

A. Cuando Rut espigó en el campo de Booz, él ordenó a sus siervos que dejaran caer a propósito algo de grano para que ella lo recogiera (Rut 2:14-17).

B. Cuando Jacob bendijo a los dos hijos de José, intencionalmente otorgó la mayor bendición al menor (Génesis 48:8-20).

C. Nosotros debemos vivir con un sentido de propósito.

Exposición

I. Necesitamos adorar con propósito.

A. Debemos cantar con deseo (Efesios 5:18-20).

B. Cuando participamos de la Cena del Señor, debemos recordar su propósito verdadero: conmemorar la muerte del Señor (1 Corintios 11:20-30).

C. Debemos dar con el propósito correcto (2 Corintios 9:7).

D. También debemos orar con propósito (1 Corintios 14:15).

II. Debemos vivir cada día con un sentido de propósito.

A. Busque propósito en lo que hace en su vida diaria (Colosenses 3:18-22).

B. Haga que su servicio a Dios sea el propósito en su vida (Eclesiastés 12:13).

C. Críe a sus hijos con un sentido de propósito (Proverbios 22:6).

D. “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres” (Colosenses 3:23).

III. Debemos obedecer a Dios con el propósito correcto en nuestros corazones.

A. Es posible obedecer a un mandamiento con una actitud que anula su aceptación (Mateo 6:1-7).

B. Debemos asistir a los servicios de la iglesia por el propósito correcto (1 Corintios 11:26).

C. Debemos obedecer al Evangelio por la razón correcta (Hechos 2:38-47).

D. Si aprendemos a amar al Señor con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerzas (Deuteronomio 6:5), la obediencia será el resultado inevitable.

Conclusión

El propósito marca la diferencia en todo lo que hacemos, y la vida llena de propósito es una vida que vale la pena tener.