“Por la Palabra”

por Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Mateo 4:1-4].

Introducción

A. La Palabra de Dios es como un cirujano hábil que sabe cómo penetrar la carne y encontrar la fuente de la enfermedad que ciertamente nos mataría si la dejamos sin tratamiento (cf. Hebreos 4:12-13).

B. Es importante que nos sometamos ahora a la Palabra, antes que sea nuestro juez en el Día Final.

I. Sin la Palabra no hubiera nada.

A. El mundo llegó a existir por la Palabra (Salmos 33:6-9; Juan 1:3; Hebreos 11:3; 2 Pedro 3:5).

B. El mundo es conservado por la Palabra (Colosenses 1:16-17; Hebreos 1:2-3).

C. Tenemos vida por la Palabra (Mateo 4:4; Juan 1:4; 5:24; 6:63; 8:31-32).

II. Sin la Palabra no hubiera esperanza para ninguno de nosotros.

A. La fe que salva viene por la Palabra (Romanos 10:17).

B. Somos santificados por la Palabra (Efesios 5:25-27).

C. Nacemos de nuevo por la Palabra (1 Pedro 1:23).

III. Seremos juzgados por la Palabra.

A. Seremos juzgados o condenados por la Palabra (Mateo 12:36-37; Juan 12:48; Apocalipsis 20:12).

B. El mundo material será destruido por la Palabra (2 Pedro 3:5-7).

C. Podemos obtener la victoria por la Palabra (Apocalipsis 12:10-11; 19:11-21).

Conclusión

No se puede escapar del juicio de Dios, y no hay manera de escapar de Su Palabra. ¿Por qué no permite que la Palabra de Dios more en su corazón e influencie su vida? Nadie debería morir en pecado.