“Persuadimos a los Hombres”

Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Lucas 12:39-40].

Introducción

A. ¿Por qué alguien pondría en peligro su vida constantemente para llevar un mensaje a gente que aparentemente no lo quiere?

B. La gente no entiende qué nos impulsa a predicar el Evangelio al mundo que piensa que no tiene necesidad de él.

Exposición

I. Persuadimos a los  hombres debido al temor de Dios (2 Corintios 5:11).

A. Si rechazamos persuadir a los hombres, ellos no tendrán esperanza (Romanos 10:14).

B. Si rechazamos persuadir a los hombres, nosotros no tendremos esperanza (1 Corintios 9:16).

II. Persuadimos a los hombres debido al amor de Cristo (2 Corintios 5:14).

A. El amor de Cristo tiene el poder de transformarnos (Tito 3:3-8).

B. Nuestro amor por Él nos compele a guardar Sus mandamientos (Juan 14:15).

C. Nuestro amor por nuestro prójimo debe motivarnos a compartir el Evangelio (Mateo 22:39).

III. Persuadimos a los hombres porque no tenemos otra opción.

A. Cuando Jeremías quiso dejar de predicar, descubrió que la Palabra era como un fuego en sus huesos (Jeremías 20:9).

B. Cuando se ordenó a Pedro y Juan que dejaran de predicar, ellos dijeron: “[N]o podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído” (Hechos 4:20).

C. No podemos dejar de proclamar el Evangelio ya que somos deudores de todos los hombres (Romanos 1:14).

Conclusión

A. A pesar de la persecución y desánimo de todos lados, Pablo continuó persuadiendo a los hombres (Hechos 19:26; 28:23).

B. Pablo pudo hacer esto porque estaba completamente persuadido en su propia mente (Romanos 8:38-39; 2 Timoteo 1:12).