“No Sabemos”

Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Mateo 21:23-27].

Introducción

A. En el mundo religioso podemos encontrar una respuesta para casi todo, excepto para las preguntas más importantes.

B. Cuando esas preguntas surgen, frecuentemente la respuesta es la misma que los fariseos dieron a Jesús: “No sabemos” (Mateo 21:27).

I. ¿Qué debo hacer para ser salvo?

A. Muchos responderán: “No sabemos”.

B. Sin embargo, cuando se preguntó esto a los apóstoles, ellos siempre tuvieron una respuesta sencilla y definitiva que nunca cambió (Hechos 2:37-39).

II. ¿Cómo debo vivir y adorar a Dios?

A. Otra vez, muchos responderán: “No sabemos”.

B. Pero los discípulos de Jesús no tuvieron miedo de decir a la gente la manera exacta de vivir y adorar (1 Corintios 6:9-10; 11:20-22).

III. Debido al temor a la audiencia, algunos deciden no presentar el Evangelio como Jesús y Sus apóstoles lo hicieron.

A. Algunos sienten temor de ofender a otros (cf. Juan 6:60-69).

B. También temen que la verdad cause que su número de seguidores disminuya (cf. Juan 6:66-67).

C. Aunque otros sientan temor de decir la verdad, seamos como los apóstoles Pedro y Juan quienes dijeron: “[N]o podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído” (Hechos 4:20).

Conclusión

A. Si buscamos agradar a los hombres, no podremos agradar a Dios.

B. Nunca permitamos que los hombres dicten nuestro mensaje, ya que ¡el mensaje que debemos predicar no viene del hombre, sino de Dios (Gálatas 1:11-12)!