No Puede Llevarlo Con Usted

Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Eclesiastés 5:13-20].

Introducción

A. Aquellos que entraron a los campos de trabajo de la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial no pudieron conservar nada de sus vidas pasadas.

B. Cuando dejemos este mundo, ¿qué llevaremos con nosotros de todo lo que amamos en esta vida?

C. ¿Por qué deberíamos pasar tanto tiempo y esfuerzo en amontonar riquezas que pronto perderán su valor?

Exposición

I. Hay muchas cosas que no podemos llevar con nosotros.

A. Obviamente no podemos llevar nuestras posesiones terrenales (1 Timoteo 6:5-10; cf. Job 1:21; Lucas 12:20).

B. No podemos llevar nuestros cuerpos mortales (1 Corintios 15:50-51).

C. No podemos llevar nuestros títulos de distinción, ya que entonces todos seremos iguales (1 Pedro 1:17; Apocalipsis 20:12).

II. Pero hay algunas cosas que podemos llevar con nosotros.

A. Podemos llevar nuestras almas (Ezequiel 33:9; 2 Corintios 5:1).

B. Podemos llevar nuestras obras (1 Timoteo 5:24; Apocalipsis 14:13).

C. Podemos llevar a nuestra familia (Proverbios 23:13-14; Hebreos 11:7) y a otros (Santiago 5:19-20).

Conclusión

A. A menos que el regreso del Señor lo prevenga, la muerte nos alcanzará a todos los que vivimos ahora (1 Reyes 2:2; Eclesiastés 8:8).

B. No hay manera de escapar a la muerte, y no habrá apelaciones después del veredicto de ese gran Día. ¿Está listo?