Malentendidos

Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Isaías 6:8-10].

Introducción

A. La comunicación es un proceso complicado, y cuando falla, puede haber malentendidos con consecuencias serias.

B. Como es de esperarse, Dios es el más grande comunicador, pero muchos todavía malentienden Su Palabra.

I. Algunas veces incluso los discípulos de Jesús malentendieron algunas cosas.

A. Se puede esperar que este fuera el caso con Sus enemigos (Juan 8:43), pero es difícil creer esto en cuanto a aquellos que fueron más cercanos a Él.

B. Los discípulos no entendieron algunas cosas que vieron (Mateo 14:26; Juan 9:2; Hechos 10:17).

C. Algunas veces malentendieron las cosas que oyeron (Juan 11:13; Hechos 12:15).

D. También malentendieron las cosas que Jesús hizo (Juan 13:7; cf. 14:26; 16:13).

E. Estos malentendidos dieron como consecuencia creencias y expectativas infundadas (Lucas 17:20-21; Hechos 1:6).

F. Algunos de esos malentendidos simplemente no tenían excusa (Mateo 15:16; 16:5-12).

II. Hoy también abundan los malentendidos.

A. Algunos concluyen que la salvación es solamente por fe (Romanos 3:28; 4:3; 5:1; cf. Santiago 2:21-24).

B. Algunos concluyen que el bautismo no es necesario para la salvación (1 Corintios 1:14-17; cf. Gálatas 3:27; Colosenses 2:12; Tito 3:5).

C. Algunos concluyen que no debemos juzgar en absoluto (Mateo 7:1; cf. Mateo 7:2-5,15; Juan 7:24).

D. Algunos concluyen que Cristo regresará otra vez para establecer un reino físico (Daniel 2:44; Apocalipsis 20:4; cf. Mateo 16:18).

III. ¿Qué podemos hacer para evitar los malentendidos?

A. Debemos tener cuidado de la manera en que oímos (Lucas 8:17-18).

B. Debemos estudiar cada pasaje según su contexto (2 Timoteo 2:15).

C. Debemos orar por entendimiento (Colosenses 1:9).

D. También debemos buscar guía fiel cuando tengamos dificultad de entender las Escrituras (Hechos 8:30-31).

Conclusión

A. A pesar de lo que otros digan, nosotros podemos entender la Biblia.

B. Mientras lee, no busque solamente lo que ya sabe, sino también lo que puede haber entendido incorrectamente.