Lecciones que Estoy Aprendiendo Como Padre

por Roby Ellis

Introducción

A. Es una gran bendición tener la potestad de ser llamados “hijos de Dios” (Juan 1:12) y “coherederos con Cristo” (Romanos 8:17).

B. Nuestras relaciones con nuestros hijos (y padres) nos enseñan mucho en cuanto a nuestra relación con nuestro Padre celestial.

I. Nuestro Padre sabe muchas cosas que nosotros no sabemos.

A. Nuestro entendimiento es muy inferior al de Dios (Isaías 55:8-9).

B. No sabemos más que Dios (Job 9:12; Daniel 4:35).

C. Dios ha revelado lo que debemos saber, pero finalmente “[l]as cosas secretas pertenecen a Jehová” (Deuteronomio 29:29).

II. Nuestro Padre nos entiende incluso cuando no podemos expresar lo que necesitamos.

A. Como hijos, no siempre podemos expresar nuestros pensamientos, pero nuestro Padre entenderá (Romanos 8:26-27).

B. Pedir produce buenos resultados (Santiago 4:2-3; Lucas 11:9-13).

C. No siempre recibiremos lo que queremos (2 Corintios 12:9).

D. Quejarse no produce buenos resultados (Éxodo 15:24; 16:2).

III. A nuestro Padre le agrada que mostremos nuestro amor por Él.

A. Debemos reconocer nuestra necesidad por Dios (2 Crónicas 20:1-13).

B. A Él le agrada que queramos que esté cerca de nosotros (Salmos 23:4).

C. “[E]l obedecer es mejor que los sacrificios” (1 Samuel 15:22).

D. Mostramos amor por nuestro Padre al guardar fielmente Sus mandamientos (Juan 14:15).

IV. Lo que parece imposible para nosotros es fácil para nuestro Padre.

A. Un tiempo mínimo parece ser eterno para los hijos (cf. 2 Pedro 3:8).

B. Una lesión pequeña parece ser una herida terrible (Hebreos 12:1-4).

C. Nuestra sabiduría es menor que la necedad de nuestro Padre, y nuestra fortaleza es menor que Su debilidad (1 Corintios 1:18-29).

V. Nuestro Padre quiere que Sus hijos se amen entre ellos.

A. Quiere que compartamos (Hechos 4:32; Gálatas 6:2).

B. Quiere que mostremos misericordia (Mateo 18:23-35).

C. Quiere que nos animemos mutuamente a hacer lo correcto (1 Corintios 13:6).

D. Quiere que venzamos nuestros problemas (Mateo 18:15).

E. Nada desagrada más a nuestro Padre que la discordia entre Sus hijos (Proverbios 6:16-19; cf. Salmos 133:1).

VI. Las cosas que desagradan a los padres también desagradan a Dios.

A. A Dios le desagrada cuando rechazamos escuchar (Éxodo 16:27-28).

B. A Dios le desagrada cuando rechazamos hacer lo que Él dice (Santiago 4:17).

C. A Dios le desagrada cuando insistimos en hacer algo que Él prohíbe (Jueces 2:1-4; cf. Números 33:55).

Conclusión

A. Nuestro Padre no quiere castigarnos, pero lo hará (Hebreos 12:5-11).

B. Nuestro Padre sabe lo que somos capaces de hacer (1 Corintios 10:13).

C. A pesar de cualquier cosa mala que hayamos hecho, nuestro Padre nos ama y quiere lo mejor para nosotros, y daría cualquier cosa para vernos tener éxito al final (cf. 2 Corintios 12:14-15).

D. Nuestros hijos pueden causarnos gran gozo algunas veces y dolores otras veces, pero si prestamos atención, ¡podremos aprender lecciones que nos harán mejores hijos para nuestro Padre que está en el cielo!