Lecciones de David y Goliat

por Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: 1 Samuel 17:4-8].

Introducción

A. Se han descrito muchos combates desiguales como “David vs. Goliat”, pero hablando físicamente, nunca ha habido un combate más desigual que el histórico.

B. ¿Qué aprendemos de este evento en la vida del más grande rey de Israel?

I. Aprendemos que la fe puede cambiar nuestra perspectiva en cualquier situación.

A. Desde un punto de vista humano, no había razón para creer que David ganaría este combate (1 Samuel 17:4-7,33).

B. Sin embargo, desde el punto de vista de la fe, no había manera de que David perdiera (1 Samuel 17:34-37; cf. Romanos 8:31; 1 Juan 5:4).

II. Aprendemos que la verdad siempre saldrá victoriosa.

A. El tamaño y experiencia del luchador humano no es relevante en este respecto (Números 16; 2 Reyes 18; Hechos 4:13-14).

B. La verdad es toda la armadura y arma que necesitamos (Efesios 6:17; cf. Mateo 4:1-11).

C. Debemos poner a prueba nuestra armadura y aprender a usarla (2 Timoteo 2:15).

D. Debemos estar en el bando de la verdad (2 Timoteo 3:7-9).

III. Aprendemos otras lecciones que nos ayudarán en la batalla.

A. Aprendemos que las obras valerosas y buenas no siempre son recompensadas positivamente en esta vida (1 Samuel 17:25; 18:17-19).

B. Aprendemos que el valor es contagioso (1 Samuel 14:14-22; 17:52; 2 Samuel 21:15-21; Filipenses 1:14).

C. Aprendemos que incluso los jóvenes pueden ser guerreros poderosos en el ejército de Dios (Eclesiastés 12:1; 1 Timoteo 4:12).

Conclusión

A. Así como en el caso del enemigo de David (1 Samuel 17:51; 31:4), nuestros enemigos están destinados a caer por sus propias espadas (Hebreos 2:14-15).

B. Recordemos que “de Jehová es la batalla” (1 Samuel 17:47).