La Paternidad Homosexual Es Devastadora para los Niños

Kyle Butt

Al escribir para LiveScience.com, Stephanie Pappas recientemente redactó un artículo titulado, “La Razón por la cual los Padres Homosexuales Pueden Ser los Mejores Padres” (2012). En ese artículo ella intentó probar que las parejas del mismo sexo proveen un ambiente que es mejor para la crianza de niños que el ambiente que las parejas heterosexuales proveen. Para reafirmar su caso, citó varios estudios, a varios “expertos” y sazonó los detalles con muchas estadísticas. Fue completamente evidente que ella trató de pretender que era imparcial en cuanto al tema, y claramente se pudo notar su agenda que promovía la tolerancia a favor de la homosexualidad a pesar de su impacto real en la sociedad.

Considere esto. Dios creó a los seres humanos a Su semejanza; les hizo “varón y mujer” (Génesis 2:22-24). Esta relación hombre-mujer que Dios instituyó ha sido la columna de cada sociedad productiva en la historia de la humanidad. Además, ya que Dios creó a los seres humanos y conoce precisamente lo que es mejor para su bienestar, solamente Él está en la posición de saber qué tipo de paternidad es mejor. Él no solamente estableció que la familia debía ser constituida por padres heterosexuales, sino también condenó consistentemente el estilo de vida homosexual como pecaminoso, amonestando a los homosexuales al arrepentimiento (Butt, 2003). Por ende, ya que los padres del mismo sexo están en rebelión directa contra Dios, y están demostrando esa actitud rebelde como un ejemplo para sus hijos adoptados, entonces su ambiente de crianza no puede ser saludable o bueno.

Es interesante considerar algunas de las razones que Stephanie Pappas presenta del por qué la crianza homosexual es “buena”. Bajo el subtítulo “La Nutrición de la Tolerancia”, Pappas escribió que según la investigación que Abbie Goldberg hizo, “los únicos lugares consistentes donde puede apreciar diferencias entre los hijos de padres homosexuales e hijos de padres heterosexuales son en los temas de tolerancia y mente abierta” (2012, énfasis añadido). ¿Y en qué áreas de la vida cree que los hijos de padres homosexuales son más tolerantes? Goldberg escribe: “Estas personas creen que sus perspectivas sobre la familia, el género y la sexualidad han sido mejoradas debido a que han crecido con padres homosexuales” (2012, énfasis añadido). Y allí lo tiene; la razón principal por la cual una persona defendería la situación pecaminosa de la crianza homosexual es que los hijos crezcan y sean más tolerantes y tengan una mente abierta en cuanto a la homosexualidad. Las familias constituidas por padres homosexuales han desechado el diseño de Dios para el hogar, y han convertido su situación en un sistema que perpetúe la aceptación de la homosexualidad en la próxima generación de hijos de otras personas que están criando (ya que es biológicamente imposible que dos homosexuales tengan hijos entre ellos).

Es cierto que muchos padres heterosexuales han fallado en seguir el mandamiento de Dios de criar a sus hijos en disciplina y amonestación del Señor (Efesios 6:4). Pero tal fracaso de ninguna manera implica que el diseño de Dios para el hogar basado en la unión monógama entre un hombre y una mujer para toda la vida, sea imperfecta. Debido a su rebeldía pecaminosa ante Dios, los padres homosexuales no pueden enseñar a sus hijos por medio de su ejemplo a amar y obedecer a su Creador. Según Pappas y la investigación que presentó, lo que los padres del mismo sexo enseñan exitosamente a sus hijos adoptados es perpetuar un espíritu de tolerancia ante el pecado de la homosexualidad. El artículo de Pappas es otro ejemplo de gente que llama a lo malo, bueno, y a la oscuridad, luz (Isaías 5:20). También se debe señalar que el que practica la homosexualidad no solamente será el único llamado a dar cuenta de sus actos pecaminosos. Aquellos que “se complacen con los que la practican” también serán culpables delante de Dios (Romanos 1:32). Oramos para que nuestra nación pecadora abandone su pecado y regrese a Dios, para que así Dios pueda sanar nuestra tierra (2 Crónicas 7:14).

Referencias

Butt, Kyle (2003), “Homosexualidad—¿Pecado o Hábito Cultural Malo?” [“Homosexuality—Sin or Cultural Bad Habit?”], Apologetics Press, http://www.apologeticspress.org/apcontent.aspx?category=7&article=1239.

Pappas, Stephanie (2012), “La Razón por la Cual los Padres Homosexuales Pueden Ser los Mejores Padres” [“Why Gay Parents May Be the Best Parents]”, Yahoo News, http://news.yahoo.com/why-gay-parents-may-best-parents-131902676.html.


Título original en inglés, “Homosexual Parenting Is Devastating to Children”, en Reason & Revelation Resources, 32[3]:29. Traducción editada por Moisés Pinedo.