La Palabra: El Medio de Operación del Espíritu Santo

El medio por el cual el Espíritu Santo opera es la Palabra de Dios. Si se sugiriera que el Espíritu opera de alguna manera aparte de este medio, entonces no se pudiera decir exactamente qué hace el Espíritu Santo o cómo lo hace. Si se sugiere el qué y el cómo fuera del medio de la Palabra de Dios, se llega a abrazar el pentecostalismo o el carismatismo, y se niega la Palabra de Dios. En cambio, “[e]l hecho que cada efecto e influencia que el Espíritu ejerce sobre y dentro de nosotros sea afirmado en cuanto a la Palabra de Dios, prueba que el Espíritu opera solamente a través de la Palabra” (Wallace, 1967, p. 18).

El hermano Foy E. Wallace, Jr. listó 31 efectos mutuos del Espíritu Santo y la Palabra sobre el hombre. Nada de lo que se le adscribe hoy al Espíritu se realiza fuera de la Palabra de Dios.

  1. La concepción espiritual es por medio de la Palabra (1 Corintios 4:15; Santiago 1:18).
  2. El renacimiento espiritual tiene su fuente en la Palabra incorruptible y eterna (1 Pedro 1:23).
  3. La vida espiritual es la operación de la Palabra (Efesios 2:1,5; Colosenses 2:12-13).
  4. El lavamiento espiritual es un proceso de la Palabra (Juan 15:2; Efesios 5:26).
  5. Se purifica al alma en la obediencia a la Palabra (1 Pedro 1:22).
  6. Se salva al alma por medio de la Palabra implantada (1 Corintios 15:1-2; Santiago 1:21-22).
  7. La justificación por fe viene a través de la obediencia a la Palabra (Romanos 2:13).
  8. Los hombres son llenos de conocimiento espiritual a través de la aplicación de la Palabra del Evangelio (Colosenses 1:5,9).
  9. Se dio instrucción inspirada a los miembros de la iglesia para que permitieran que la Palabra morara en ellos (Efesios 5:18-19; Colosenses 3:16). [Note que los dos pasajes anteriores son casi idénticos, solamente los primeros versículos nombran al Espíritu, y el versículo posterior menciona a la Palabra; el Espíritu Santo mora en los cristianos de la manera que la Palabra mora en ellos].
  10. El medio de dirección y guía es el de la Palabra (Salmos 119:105; Lucas 1:77-79).
  11. El testigo dentro de los corazones de los verdaderos creyentes es la Palabra de verdad (Juan 17:17; 1 Juan 5:6).
  12. El crecimiento del bebé espiritual es por medio de la leche de la Palabra (1 Pedro 1:23; 2:2).
  13. Se logra la obra eficaz interna por medio de la morada de la Palabra (1 Tesalonicenses 2:13).
  14. La verdad interna produce fruto (Colosenses 1:5-6).
  15. La perseverancia en la verdad es la regla por la cual los seguidores de Cristo andan en Su voluntad (2 Juan 4; 3 Juan 4).
  16. La fuente de fortaleza es el conocimiento de la Palabra de Su gracia (Hechos 20:32; Colosenses 1:10-11).
  17. La Palabra inspirada contiene el poder de consolar al desalentado (Romanos 15:4; 2 Corintios 1:3-4; 1 Tesalonicenses 4:18).
  18. Se presenta al Espíritu de gracia en las epístolas como el Evangelio de Cristo (Hechos 20:24,32; Tito 2:11-12; Hebreos 10:29).
  19. El amor de Cristo es derramado en nuestros corazones por medio del Evangelio (Romanos 5:5; 2 Corintios 4:4-6). [Los versículos posteriores atribuyen el efecto en el corazón humano al Evangelio y al Espíritu].
  20. Se dice que la Palabra vive dentro de la persona que cree en ella (Juan 6:35,51).
  21. La Palabra que Cristo habló produce espiritualidad en nosotros (Juan 6:63). “El Espíritu Santo no puede hacer a nadie más espiritual de lo que las palabras espirituales de Cristo pueden hacerle”.
  22. La Palabra dentro del corazón fluye en la vida de la persona (Juan 4:14; 6:31-35; 7:38-39).
  23. El ingreso de la Palabra ilumina el corazón (Salmos 19:8; 119:130).
  24. La fuente de entendimiento es la inspiración de la Palabra (Salmos 119:104; 2 Timoteo 3:16-17).
  25. La Palabra completa la obra de santificación (Juan 17:17).
  26. El rechazo de la Palabra es la resistencia al Espíritu (Nehemías 9:30; Hechos 7:51).
  27. La incredulidad de la Palabra provoca al Espíritu (Hebreos 3:7-12).
  28. La desobediencia a la Palabra apaga al Espíritu (1 Tesalonicenses 5:19).
  29. El rechazo de la Palabra es blasfemia al Espíritu (Marcos 3:28-29; 1 Timoteo 6:1; Tito 2:5).
  30. El cuerpo que es sepultado será resucitado en el día postrero por la Palabra de Cristo (Juan 5:28-29).
  31. El criterio para el Juicio será la Palabra de Cristo (Juan 12:48) [Wallace, pp. 18-34].

Después de considerar lo que la Palabra hace por el hombre cuando se la aplica al alma, ¿qué queda para otra agencia, incluyendo al Espíritu Santo, fuera y aparte de la Palabra de Dios? ¡Absolutamente nada! “Ellos pueden continuar reclamando que el Espíritu opera externamente, pero la conclusión indisputable es que el Espíritu logra todo esto a través de la Palabra” (Wallace, p. 34). Además, “[f]uera de la Palabra nunca pudiéramos saber ‘si existe el Espíritu Santo’” (p. 7). El Espíritu Santo y la Palabra de Dios deben realizar sus obras juntos, de otra manera, lo hicieran en desunión. Cualquier cosa que el Espíritu Santo hiciera aparte de la Palabra de Dios, abogaría por la ineficiencia del Evangelio. Sin embargo, la Biblia es completamente suficiente (Juan 8:32; Hechos 20:32; 2 Timoteo 3:16-17).

Referencia

Wallace, Foy Jr. (1967), La Misión y Medio del Espíritu Santo [The Mission and Medium of the Holy Spirit] (Nashville, TN: Wallace).