La Justicia de Dios

Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Romanos 4:13-5:2].

Introducción

Ya que todos somos culpables ante Dios debido al pecado, la justificación es un tema que debe ser importante para todos; este es el tema de la epístola de Pablo a los Romanos.

Exposición

I. La justicia del hombre no es suficiente.

A. Tal justicia no es nada más que “trapo de inmundicia” (Isaías 64:6-9; cf. Romanos 10:1-4).

B. Ya que nuestra propia justicia no es suficiente, debemos buscar la justicia de Dios (Mateo 5:20; 6:33).

II. ¿Cómo puede un mortal obtener la justicia de Dios?

A. No la puede obtener al observar la Ley (Romanos 9:31-32; Gálatas 3:19-21).

B. La justicia de Dios está revelada en el Evangelio (Romanos 1:16-17; 3:21-26).

C. Su justicia es un regalo (Romanos 5:17-19; 6:23).

D. Solamente podemos obtener tal justicia por medio de la sangre de Jesús (Romanos 5:9-11; Hebreos 9:22).

E. Obtenemos la justicia de Dios por medio de la fe obediente (Romanos 2:12-16; 4:23-52).

Conclusión

A. La justicia de Dios no solamente debe ser una prioridad en nuestras vidas, sino debe ser la prioridad en nuestras vidas (Mateo 6:33).

B. ¿Está buscando la justicia de Dios a través de la fe o a través de un medio que el hombre imagina?

C. No será suficiente presentarnos ante el tribunal de Dios con nuestra propia justicia; ¡debemos vestirnos de Su justicia!