La Fe de Abraham

por Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Hebreos 11:8-10].

Introducción

A. Si algún mortal alguna vez personificó la fe, ese mortal es Abraham.

B. Mientras consideramos la fe de este patriarca, comparémosla a nuestra propia fe y recordemos que él estuvo sujeto a las mismas tentaciones que nosotros.

I. La fe de Abraham le llevó a lugares.

A. Su fe le llevó a Canaán (Hebreos 11:8-9).

B. Su fe le llevó a Moriah (Hebreos 11:17-19).

C. Su fe le llevó al paraíso (Hebreos 11:10; cf. Lucas 16:22).

II. La fe de Abraham le dio valor.

A. Le dio valor para creer incluso cuando las probabilidades no estaban a su favor (Romanos 4:17-21; Hebreos 11:11-13).

B. Le dio valor para obedecer incluso cuando no entendía completamente (Génesis 17:23-27).

C. Le dio valor para enfrentar el reto más difícil de su vida (Génesis 22:7-8).

III. La fe de Abraham le fue contada por justicia.

A. Abraham reconoció que su propia justicia no era suficiente (Isaías 64:6; Mateo 5:20; Romanos 3:10-12; 10:1-4).

B. Ya que su propia justicia no era suficiente, buscó la justicia de Dios (Mateo 5:16; 6:33).

IV. ¿Es usted un hijo de Abraham?

A. Muchos creían que eran hijos de Abraham pero realmente no lo eran (Mateo 3:9-10; Juan 8:31-41; Romanos 3:28-29).

B. Si somos fieles, se nos considerará hijos de Abraham incluso si somos gentiles según la carne (Romanos 9:6-8).

C. Para ser verdaderos hijos de Abraham, debemos mostrar su fe (Gálatas 3:7-9) y revestirnos de Cristo por fe (vss. 26-29).

V. Hay alguien que es mayor que Abraham.

A. Jesús es mayor que Abraham (Juan 8:58; cf. 1:1-4).

B. Jesús tiene un mayor nombre (Filipenses 2:9-10).

C. Jesús es digno de más alabanza (Hebreos 3:3; 7:1-11).

D. Debemos poner nuestra confianza en Jesús (Hebreos 12:1-2).

Conclusión

Si quiere ser un hijo de Abraham y heredero de las promesas de Dios, debe tener una fe que le inste a obedecer cada mandamiento del Cielo, sin importar cuán difícil sea.