Huesos de “Dragones Voladores” y Fósiles de Dinosaurios

Kyle Butt

Los científicos evolucionistas declaran que los humanos y los dinosaurios no pudieron haber coexistido. Insisten en que los dinosaurios vivieron millones de años antes que los seres humanos llegaran a la escena. Pero la evidencia histórica y física prueba que los dinosaurios y los seres humanos vivieron juntos solamente unos pocos miles de años atrás (vea Lyons y Butt, 2008). Una prueba de este hecho es la abundancia de “leyendas de dragones”. Estas leyendas, de alrededor de todo el mundo, describen a criaturas que coinciden con muchos de los dinosaurios y reptiles voladores en el registro fósil (2008, pp. 13-45).

Las justificaciones que los evolucionistas presentan para las similitudes entre los dinosaurios y las criaturas conocidas históricamente como “dragones” no son convincentes. Por ejemplo, en Zhucheng, China, se ha recolectado más de 50 toneladas métricas de fósiles, y muchos miles más están todavía en la tierra (Cha, 2010). Los fósiles de dinosaurios son tan abundantes que el paleontólogo Xu Xing dijo que “incluso se los puede encontrar en cualquier huerta privada de algún granjero, junto a su casa” (2010). Los residentes locales han estado “cavando para encontrar huesos de ‘dragones voladores’ y usarlos como brebajes medicinales por generaciones” (2010, énfasis añadido). Hace mucho tiempo los residentes han asociado los fósiles de dinosaurios con las criaturas antiguas conocidas como “dragones voladores”.

No es una simple coincidencia que las descripciones de dinosaurios y reptiles voladores coincidan con las descripciones antiguas de dragones. Como Daniel Cohen declaró, “Ninguna criatura que jamás viviera lucía más parecida a los dragones que el dinosaurio. Como los dragones, los dinosaurios fueron reptiles inmensos... Parece como si la leyenda de los dragones hubiera comenzado con los dinosaurios” (1975, pp. 104,106). La Biblia claramente indica que Dios creó todas las criaturas, los reptiles voladores y los dinosaurios, así como los seres humanos, en los días quinto y sexto de la Creación. Las referencias repetitivas a los fósiles de dinosaurios en conexión con las leyendas de dragones añaden evidencia histórica al caso convincente que los dinosaurios y los seres humanos coexistieron en el pasado y que no estuvieron separados por millones de años.

Referencias

Cha, Ariana (2010), “China Gasta Miles de Millones para Estudiar Fósiles de Dinosaurios en Sitios Arqueológicos de Descubrimientos Principales” [“China Spends Billions to Study Dinosaur Fossils at Sites of Major Discoveries”], The Washington Post, 26 de enero, http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2010/01/25/AR2010012503035_pf.html.

Cohen, Daniel (1975), Los Grandes Monstruos del Mundo [The Greatest Monsters in the World] (Nueva York: Dodd, Mead, & Company).

Lyons, Eric y Kyle Butt (2008), El Engaño en cuanto a los Dinosaurios [The Dinosaur Delusion] (Montgomery, AL: Apologetics Press).


Título original en inglés, “‘Flying Dragon’ Bones and Dinosaur Fossils”, en www.apologeticspress.org/. Traducción editada por Moisés Pinedo.