¡He Aquí el Hombre!

por Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Juan 19:1-5].

Introducción

A. Cuando los principales sacerdotes y escribas contemplaron a Jesús, vieron a un hombre culpable mientras que Pilato vio a un hombre inocente (Juan 19:6-7).

B. El centurión vio a un hombre justo (Lucas 23:47), mientras que otros vieron a un engañador (Mateo 27:63).

¿Qué vemos cuando contemplamos a Jesús?

A. Vemos al Hombre que creó todas las cosas (Juan 1:1-3; Hebreos 1:1-2).

B. Vemos al Hombre que nació de una manera sobrenatural (Isaías 7:14; Mateo 1:18-23; Lucas 1:26-35; Juan 1:10-14).

C. Vemos al Hombre a Quien los Herodes no pudieron matar (Mateo 2:16; Lucas 13:31-33; Hechos 4:24-28).

D. Vemos al Hombre a Quien Satanás no pudo seducir (Mateo 4:1-4; Hebreos 4:15; 1 Pedro 2:21-23).

E. Vemos al Hombre a Quien la muerte no pudo destruir (Hechos 2:22-24; 1 Corintios 15:54-56; Hebreos 2:14-16).

F. Vemos al Hombre a Quien la tumba no pudo retener (Mateo 16:18-21; Juan 2:19-21; Romanos 1:4; Apocalipsis 1:18).

G. Vemos al Hombre que juzgará al mundo (Juan 5:22; Hechos 17:30; 2 Corintios 5:10).

H. Vemos al Hombre que quita el pecado del mundo (Juan 1:29; Romanos 5:8; 11:25-27; 2 Corintios 5:21; 1 Juan 3:4-5).

Conclusión

A. Cuando contemplamos a Jesús, también vemos al Hombre a Quien multitudes adoran (Apocalipsis 5:11-13). ¿Estará usted entre esas personas?

B. Así como hubo diferencias en las respuestas de aquellos que contemplaron a Jesús en Su crucifixión, hoy todavía las hay.

C. Mientras contempla a Jesús ahora, ¿decidirá obedecerle o rechazarle?