Guardad la Fe

Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: 2 Timoteo 4:1-8].

Introducción

A. Cuando Pablo dijo que había “guardado la fe”, quiso decir más que simplemente continuar profesando la creencia en Cristo.

B. Guardar la fe involucra acción continua.

I. Pablo guardó la fe al obedecerla.

A. Pablo predicó la obediencia a la fe en todas las naciones (Romanos 1:5; 16:26).

B. Pablo mismo llegó a obedecer a la fe (Hechos 26:19).

C. Guardamos la fe al cumplir los mandamientos de Dios (Juan 8:51; 14:21; 1 Juan 5:3).

II. Pablo guardó la fe al protegerla de la perversión.

A. Nosotros no solamente guardamos las cosas que son preciosas; también las protegemos (Juan 17:11-12; 1 Corintios 7:36-38; 1 Pedro 1:4).

B. Bajo la Antigua Ley, se mandó que los judíos guardaran el día de reposo en santidad (Éxodo 20:8; cf. Juan 9:16).

C. Es nuestra responsabilidad defender la fe “una vez dada a los santos” (Judas 3; cf. Gálatas 2:5; Filipenses 1:17).

III. Pablo guardó la fe al no dejarla escapar de sus manos.

A. Cuando un soldado romano permitía que un prisionero escapara, usualmente pagaba ese error con su vida (Hechos 12:19; 16:23-27).

B. Una vez que Pablo encontró la verdad, nunca la abandonó; siempre la estuvo vigilando (Gálatas 1:10; 4:16; cf. Proverbios 23:23).

Conclusión

A. Pablo también guardó la fe al no guardarla solamente para sí mismo (Hechos 20:20-21,27; Romanos 15:18-19; 2 Timoteo 4:2).

B. Nosotros guardamos la fe al obedecerla, defenderla y declararla.