EB Global: Enfoque Bíblico / Bible Focus
Un sitio bilingüe con perspectiva bíblica / A bilingual site with a biblical focus

Artículos

ARTÍCULOS DE INVESTIGACIÓN

 

¿Escrito Está?

La frase “Escrito está” (o frases similares) aparece algo de 80 veces en la Biblia. Aparece algo de 17 veces en el Antiguo Testamento (Josué 8:31; 2 Samuel 1:18; 1 Reyes 2:3; 2 Reyes 23:21; 2 Crónicas 23:18; 25:4; 31:3; 35:12; Esdras 3:2,4; 6:18; Nehemías 8:15; 10:34,36; Salmos 40:7; Isaías 65:6; Daniel 9:13) y algo de 63 veces en el Nuevo Testamento (Mateo 2:5; 4:4,6-7,10; 11:10; 21:13; 26:24,31; Marcos 1:2; 7:6; 9:12-13; 14:21,27; Lucas 2:23; 3:4; 4:4,8,10; 7:27; 19:46; 24:46; Juan 6:31,45; 12:14; Hechos 1:20; 7:42; 15:15; 23:5; Romanos 1:17; 2:24; 3:4,10; 4:17; 8:36; 9:13,33; 10:15; 11:8,26; 12:19; 14:11; 15:3,9,21; 1 Corintios 1:19,31; 2:9; 3:19; 9:9; 10:7; Gálatas 3:10,13; 4:22,27; Hebreos 10:7; 1 Pedro 1:16). Tal vez el ejemplo más recordado de esta frase viene de los labios de Jesús en Su tentación especial en el desierto (Mateo 4; Lucas 4). J.W. McGarvey y Philip Pendleton observaron que “Jesús usó la Escritura como la autoridad fundamental para poner fin a cualquier argumento” (1914, p. 93). El significado de las palabras “Escrito está” es que la Palabra de Dios es la autoridad fundamental en religión: (1) a la cual la humanidad debe apelar para recibir instrucción, y (2) por la cual la humanidad será juzgada en el Día Final.

Dios escogió a los escritores bíblicos para registrar Su voluntad para la humanidad. Empleó a 40 escritores humanos por un periodo de 1,600 años para comunicar Su mente en forma escrita. Usó el medio de la inspiración para guiar a los hombres a escribir Su Palabra. El apóstol Pablo escribió al joven evangelista, Timoteo, que el Antiguo Testamento fue inspirado por Dios: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:16-17). El apóstol Pedro escribió en cuanto al método que Dios usó para comunicar Su voluntad a la humanidad: “[P]orque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2 Pedro 1:21). Todas las ocasiones en las cuales aparece la frase “Escrito está” en la Biblia claramente son un énfasis de la Palabra de Dios como la autoridad en religión a la cual se debe apelar.

No existe otra autoridad religiosa a la cual la humanidad deba acudir para recibir instrucción religiosa. Cualquier cosa que sea menos, más o que supuestamente sea igual a la Biblia es deficiente, excedente o innecesaria. Los cristianos del primer siglo tuvieron todo lo necesario para ser lo que Dios quiere que los cristianos sean: “Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia” (2 Pedro 1:3). El Evangelio o la “fe común” ya había sido dada “una vez” (Judas 3), y la alteración del Evangelio había sido prohibida estrictamente (Gálatas 1:6-9; Apocalipsis 22:18-19).

Otras expresiones similares a la frase “Escrito está” confirman que solamente la Biblia es la Palabra de Dios. “Así dice el Señor”, “El Señor dice” y “La palabra del Señor vino a mí” aparecen más de 600 veces (más otras frases casi idénticas).

A través de la Biblia, Dios atestigua del hecho que ha provisto a la humanidad con revelación divina. Se esperaba que la gente del Antiguo Testamento entendiera que por medio de la Palabra revelada de Dios sería juzgada: “El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala” (Eclesiastés 12:13-14). Se espera que la gente que vive bajo el Nuevo Testamento también entienda lo mismo: “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo” (2 Corintios 5:10). Ninguna otra fuente de instrucción religiosa prevalecerá en el Juicio Final (Mateo 7:21-23; 15:9).

En conclusión, el estándar absoluto y final en religión es la Palabra de Dios—¡nada más! Las doctrinas de los hombres son una afrenta a Dios y no servirán de nada en el Juicio Final (cf. Mateo 15:13). Solamente podemos aprender en cuanto a la salvación, la adoración verdadera, la doctrina cristiana, la vida cristiana y el servicio cristiano a través de la Biblia.

¿Ha acudido exclusivamente a la Palabra de Dios en cuanto al perdón de sus pecados? Las palabras de Jesús que resumen el plan de salvación de Dios aparecen en Marcos 16:16: “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”. Se puede encontrar instrucción divina adicional en cuanto al perdón de pecados para aquellos que ya son cristianos en pasajes como Hechos 8:22 y 1 Juan 1:9.

Referencia

McGarvey, J.W. y Philip Pendleton (1914), El Evangelio Cuadruplicado [The Fourfold Gospel] (Cincinnati, OH: Standard Publishing).