Escoja la Pureza

por Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Daniel 1:1-7].

Introducción

A. Cuando era joven, los sueños de Daniel se truncaron cuando los babilonios le llevaron cautivo y le reclutaron al servicio del rey como un eunuco.

B. A pesar de todo lo que le pasó, Daniel se mantuvo puro. ¿Cómo hubiera usted reaccionado bajo tales circunstancias?

I. La elección de la pureza no tiene sentido para el mundo.

A. Las elecciones de Daniel no tenían sentido para sus captores, y tal vez no tenía mucho sentido para algunos de sus compañeros (Daniel 1:8).

B. Si escogemos la pureza en cuanto al sexo (Hebreos 13:4) y el alcohol (Levítico 10:8-11; Proverbios 20:1), el mundo no lo entenderá (1 Pedro 4:3-4).

C. El mundo debería ver que somos diferentes (Juan 15:18-19).

II. Frecuentemente la elección de pureza no es popular.

A. Este fue el caso con Daniel (Daniel 6:1-5).

B. La pureza no es popular ya que deja a otros sin excusa y les hace recordar su culpabilidad (Hebreos 11:7; Apocalipsis 2:13-14).

C. Como cristianos, no buscamos agradar a los hombres, sino a Dios (Hechos 4:19-20; 5:29; Gálatas 1:10; 2:3-6,11; 4:16).

III. La elección de pureza trae como consecuencias las bendiciones escogidas de Dios.

A. Dios bendijo a Daniel toda su vida por su fidelidad (Daniel 1:9,17-21; 2:48-49; 5:19; 6:1-3).

B. Hay bendiciones grandiosas para aquellos que agradan a Dios (e.g., Filipenses 4:7).

Conclusión

A. ¡Daniel no tuvo miedo de declarar la verdad (Daniel 4:19-27; 5:18-29)!

B. Si determinamos en nuestros corazones no contaminarnos, Dios nos cuidará y bendecirá más de lo que imaginamos.