En Dios Confiamos

Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Salmos 18:1-3].

Introducción

A. El 30 de julio de 1956, el Presidente Eisenhower aprobó una legislación para declarar la frase “En Dios Confiamos” como el lema oficial de los Estados Unidos.

B. Sin embargo, ¿de qué sirve si solamente imprimimos esto en nuestro dinero pero no hacemos el esfuerzo de vivir según este lema?

Exposición

I. El mundo pone su confianza en los lugares equivocados.

A. Pone su confianza en los tesoros terrenales (cf. 1 Samuel 17:33-39; Mateo 6:19).

B. Pone su confianza en el aspecto físico (cf. 1 Samuel 17:42-44; 2 Crónicas 32:7-8; Gálatas 6:13).

C. Pone su confianza en los números (cf. Éxodo 23:2; Mateo 7:13-14).

D. Pone su confianza en los sentimientos inestables (cf. Proverbios 16:25).

II. ¿Dónde podemos depositar nuestra confianza con seguridad?

A. A diferencia de las cosas terrenales, podemos poner la mira en las cosas de arriba (Mateo 6:19-21; Colosenses 3:2).

B. En vez de poner nuestra confianza en la carne, pongámosla en la cruz de Cristo (Gálatas 6:14).

C. En vez de poner nuestra confianza en la cantidad, pongámosla en el Único que puede salvarnos (Romanos 8:31; Efesios 4:5-6).

D. Debemos poner nuestra confianza en la Palabra de Dios (1 Pedro 1:24-25).

III. Frecuentemente el pueblo de Dios pone su confianza donde el mundo la pone.

A. Algunos han puesto su confianza en ciudades fortificadas o en ídolos de madera y piedra (Deuteronomio 28:52; Isaías 44:14-17; Jeremías 5:17; 12:5).

B. Algunos han puesto su confianza en los números en vez de en Dios (Números 13:30-33; 2 Samuel 24:3).

C. Algunos han quitado sus ojos de la meta celestial (Gálatas 2:11-12).

Conclusión

A. Los cristianos deben ser gente de fe y confianza (Filipenses 4:13; 1 Juan 4:17).

B. ¿Dónde ha puesto su confianza?