El Vestido Adecuado—¡¿NO ME DIGA?!

Cindy Colley

Recientemente estaba enseñando en un seminario, y una madre se acercó a conversarme. En nuestra conversación, ella mencionó que había asistido con su hija adolescente a un seminario de pureza en una congregación cuya parte del programa era en cuanto a “escoger vestimenta adecuada para los bailes”.

Bueno, ¡ahora ya lo había escuchado todo! Había hablado en muchos lugares en cuanto a lo absurdo que es que los padres promuevan las luces tenues en un local donde se toca música seductiva y animen a sus hijos de 15 años (cuyas hormonas dirigen sus vidas) a mover sus cuerpos al ritmo de la música mientras tienen contacto corporal con el sexo opuesto. Muchas veces durante mis lecciones claras en cuanto a este fenómeno moderno en la mayoría de escuelas públicas, he observado rostros de sorpresa—incluso disgusto—de parte de algunas jovencitas. Pero esta fue la primera vez que escuchaba tal absurdidad de una madre. Nunca había escuchado de adultos que planearan un día de “pureza” para ayudar a las jóvenes a determinar lo que es adecuado vestir en tal evento mundano. ¡Increíble!

Ayúdeme a entender la lógica detrás de la aceptación del pecado y la planificación posterior para escoger una vestimenta y participar en tal acción pecaminosa. Yo puedo estar pasada de moda, pero la Biblia no ha cambiado en los 50 años pasados desde el tiempo que los cristianos comprendieron claramente que el baile promueve lascivia. La cultura es la que ha cambiado.

Aquí está una porción de la definición de Thayer en cuanto a la “lascivia”. (Recuerde que según Gálatas 5:19-21, la lascivia es una obra de la carne. Se encuentra en la lista de cosas que no debemos hacer si queremos heredar el reino de los cielos. Lea la definición de Thayer y llore por el estado de muchas mujeres que cosecharán consecuencias graves por promover este pecado).

“[M]ovimientos corporales indecentes; trato impuro entre hombres y mujeres” (1887, pp. 79-80).

No escojamos la vestimenta adecuada para viajar en el camino de la tentación. ¡Ese razonamiento es parecido al caso en el cual una abuela quería que su nieta usara una ropa interior bonita en caso que tuviera un accidente! (En el evento bajo discusión, el accidente espiritual es más probable). Eliminemos las actividades espiritualmente peligrosas, y entonces no tendremos que preocuparnos por lo que se debe usar. Huyamos de la fornicación (1 Corintios 6:18). Determinemos abstenernos de toda especie de mal (1 Tesalonicenses 5:22).

Referencia

Thayer, Joseph (1887), Un Léxico Griego-Inglés del Nuevo Testamento [A Greek-English Lexicon of the New Testament] (Nueva York: Harper & Brothers).

[Título original en inglés, “The Appropriate Dress—REALLY?!”, en Bless Your Heart, enero de 2011. Traducción editada con permiso].