Día de Buena Nueva

por Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: 2 Reyes 7:3-9].

Introducción

A. La situación dichosa en la cual se encontraron los leprosos durante el asedio de Samaria en muchos casos es similar a la nuestra.

B. ¿Compartiremos con otros las buenas nuevas que hemos escuchado, o escogeremos guardarlas para nosotros solos?

I. ¡Hemos recibido algunas buenas noticias!

A. Como los cuatro leprosos, Dios nos ha rescatado del punto de la muerte (Juan 5:24; Romanos 6:23; Efesios 2:5).

B. Las buenas nuevas de salvación es que Cristo murió y resucitó otra vez para ofrecernos perdón (Romanos 6:4; Efesios 2:6; 2 Timoteo 1:10).

C. Este mensaje no solamente nos salva, sino también nos enriquece sin medida (2 Corintios 8:9; Efesios 2:7; 3:8; Hebreos 11:26).

II. ¿Qué pasará si conservamos estas buenas nuevas solamente para nosotros?

A. Millones perecerán (2 Reyes 7:10-16; Romanos 11:13-14).

B. El mal nos alcanzará (2 Reyes 7:9; Ezequiel 3:18-21; 1 Corintios 9:16).

C. ¡Podemos perder lo que hemos ganado!

III. No hay excusa por no compartir la Palabra.

A. “Nadie nos creerá” (cf. 2 Reyes 7:12et.seq.; Ezequiel 3:19).

B. “Esto puede causar tumulto” (cf. 2 Reyes 7:17; Mateo 10:34-36).

C. “Ellos no lo merecen” (cf. 1 Corintios 15:9-10).

Conclusión

A. Cuando Jesús mandó a Sus discípulos a callar en cuanto a Quién era, pocos escucharon (Lucas 5:14-16; 8:30-39), pero ahora que Él nos ha comisionado a contar a todos los hombres, pocos lo harán.

B. Hoy es un día de buena nueva; ¡no debemos continuar callados!