Cuando Sea Reprendido

Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Jeremías 2:14-19].

Introducción

A. Cuando el Señor reprende al hombre, Él siempre está en lo correcto (Salmos 51:4; Ezequiel 18:25-29; Marcos 8:32-33; Hebreos 12:4-11).

B. Sin embargo, cuando el hombre reprende a otro, su objeción puede ser justificada o no.

I. ¿Cómo reprende Dios al hombre?

A. Él nos reprende debido a Su amor (Hebreos 12:9-10; Apocalipsis 3:19).

B. Nos reprende a través de Su Palabra (Génesis 3:11; Jueces 2:2; 2 Reyes 22:13; Santiago 1:23-25).

C. Nos reprende a través de las consecuencias del pecado (Romanos 1:27).

D. También nos puede reprender a través de las aflicciones y pruebas (Josué 7:10-12; 2 Samuel 12:14; Salmos 119:67-72).

II. ¿Cómo debemos responder cuando alguien nos reprende?

A. Herodes (Mateo 14:1-10) y Asa (2 Crónicas 16:7-10) son dos ejemplos de hombres que no recibieron la reprensión como la deberían haber recibido (cf. Juan 3:20).

B. Afortunadamente, siempre ha habido personas que han estado dispuestas a escuchar la corrección (Hechos 18:26-28; 19:5; 26:19).

C. Si la reprensión que recibimos se basa en la autoridad del cielo, necesitamos escuchar, sin importar de dónde venga la reprensión (Números 22:27-33; 2 Pedro 2:16).

D. Por otra parte, si la reprensión se encuentra en conflicto con las Escrituras, se la debe confrontar con la actitud correcta (Hechos 11:2-18; Gálatas 2:1-5).

Conclusión

Cuando Dios nos reprende—sea directamente por medio de Su Palabra o indirectamente por medio de otro cristiano—necesitamos escuchar humildemente.