EB Global: Enfoque Bíblico / Bible Focus
Un sitio bilingüe con perspectiva bíblica / A bilingual site with a biblical focus

Artículos

ARTÍCULOS DE INVESTIGACIÓN

 

¿Cuál Es el Significado del Nombre “Jehová”?

Pregunta:

“¿Pudiera explicar cuál es el significado de ‘Jehová’ como el nombre de Dios?”.

Respuesta:

Los nombres son importantes. Es difícil pensar en cosas sin tener en cuenta sus nombres. Los diferentes nombres de Dios en la Biblia describen y demuestran Su carácter. “Jehová” aparece a menudo en las Escrituras. “Jehová” significa “el Eterno, el Inmutable, el que era, el que es y el que será”. Cuando Moisés se encontró con Dios en la zarza ardiente, le preguntó Su nombre. “Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros” (Éxodo 3:14). Dios habló como Jehová, el Dios auto-existente.

Los judíos llegaron a considerar un nombre particular de Dios como Su nombre personal. Los eruditos llaman a este nombre, que se deriva de cuatro letras hebreas, el “tetragrámaton” (de treta, cuatro y gramma, letra). Los judíos se preocupaban tanto en no usar este nombre en vano que incluso no lo pronunciaban cuando leían las Escrituras en voz alta. (Ellos lo reemplazaban por Adonay, que significa Señor). Como resultado, se desconoce la pronunciación adecuada de la palabra hebrea original. La mayoría de eruditos dice que “Yahweh” o “Yahveh” es probablemente la pronunciación adecuada, aunque se ha usado Jehová desde el siglo XVI.

La Biblia enfatiza el respeto a Dios al señalar la importancia del nombre de Dios. Salomón dijo: “Torre fuerte es el nombre de Jehová; a él correrá el justo, y será levantado” (Proverbios 18:10). El salmista dijo: “Redención ha enviado a su pueblo; para siempre ha ordenado su pacto; santo y temible es su nombre” (Salmos 111:9). [A propósito, “temible” o “reverenciado” hace referencia a Dios en la Biblia, no al hombre]. Isaías habló del “Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados” (57:15). Jesús dijo a Sus discípulos: “Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre” (Mateo 6:9).

El tercer mandamiento advierte: “No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano” (Éxodo 20:7). Aunque este mandamiento es parte del antiguo pacto, la necesidad de respetar el nombre de Dios es continua. Pablo escribió: “Todos los que están bajo el yugo de esclavitud, tengan a sus amos por dignos de todo honor, para que no sea blasfemado el nombre de Dios y la doctrina” (1 Timoteo 6:1).