Corazones Abiertos

Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: 2 Corintios 6:11-13; 7:2-3].

Introducción

A. En este tiempo aprendemos a guardar nuestros corazones cuidadosamente, pero si dejamos de creer y tener esperanza, perderemos mucho.

B. Lo cierto es que hay algunas cosas en las cuales debemos confiar y creer; solamente necesitamos sabiduría para saber cuáles son esas cosas (2 Corintios 7:2-3; Gálatas 4:17-18).

Exposición

I. Nunca debemos cerrar nuestros corazones ante la Palabra de Dios.

A. Debemos guardar nuestros corazones para no caer en las tentaciones de Satanás (Lucas 22:3-6; Hechos 5:3; Efesios 5:11; Filipenses 4:7; Santiago 4:7-8).

B. Israel fracasó en abrir sus ojos y oídos a la Palabra de Dios (2 Corintios 3:13-17).

C. Por otra parte, nosotros debemos abrir nuestros ojos, oídos y corazones ante la Palabra (2 Corintios 3:2-3; 4:6).

II. Hay varios beneficios para aquellos que tienen corazones abiertos.

A. Los corazones abiertos son más fáciles de aconsejar (2 Corintios 2:9).

B. Los corazones abiertos son más fáciles de corregir (2 Corintios 13:5; 7:8-11).

C. Los corazones abiertos son más fáciles de retar (2 Corintios 8:3-5; 10:1-6).

D. Los corazones abiertos son más fáciles de consolar (2 Corintios 5:1; 6:14-7:1).

E. Los corazones abiertos pueden ser elogiados y comisionados (2 Corintios 4:2,7; 5:10,14).

Conclusión

A. Si permite que el Señor abra su corazón (Hechos 16:14-15), verá cosas que jamás pudo imaginar (1 Corintios 2:9-10).

B. Un día el Señor abrirá los corazones de cada hombre, y se manifestará ante todos el contenido de ellos (1 Corintios 4:5).

C. Si abre su corazón ante Dios, disfrutará grandes beneficios y podrá descansar seguro de que Él nunca traicionará su confianza.