¡Continúe Marchando!

por Roby Ellis

Introducción

A. Poca gente (si es que lo ha habido) ha sufrido más por el nombre de Cristo que el apóstol Pablo (vea 2 Corintios 11:22-33).

B. A pesar de este hecho, cerca del final de su vida Pablo expresó la necesidad de olvidar las cosas pasadas y proseguir “a la meta” (Filipenses 3:8-14).

I. Desde un aspecto general, el año _______ ha sido un buen año para la iglesia.

A. En _______, hemos atravesado algunos tiempos difíciles.

B. En _______, hemos recibido algunas buenas noticias, incluyendo _____ bautismos y _____ restauraciones.

C. En _______, hemos realizado algunos esfuerzos evangelísticos considerables.

II. Dios desea el progreso.

A. Todos los apóstoles reconocieron esto (Hebreos 6:1; 2 Pedro 3:18).

B. Dios nos ha dado todos los talentos y recursos que necesitamos (cf. Mateo 25:14-29; Lucas 12:48).

C. Como la ociosidad, la negligencia es un pecado (Hageo 1:1-11), pero Dios bendecirá nuestra labor que se hace en Su nombre (2:1-9).

III. Las Escrituras están llenas de ejemplos de progreso con la ayuda de Dios.

A. ¿Qué hubiera pasado si la nación israelita hubiera estado satisfecha con morar en Jericó (Josué 6-7)?

B. ¿Qué hubiera pasado si Pablo hubiera estado satisfecho con el fruto de su primer viaje misionero (Hechos 13-14)?

C. Si decidimos continuar marchando, ¡ciertamente Dios nos ayudará (Mateo 28:20)!

Conclusión

A. Haga de éste un año de progreso espiritual, comenzando con su propia vida.

B. Si nunca ha estado “en Cristo” (Romanos 13:14) al ser bautizado en Él (Gálatas 3:27), llegue a ser una “nueva criatura” hoy (2 Corintios 5:17) y comience a andar en “vida nueva” (Romanos 6:4).