Confiar y Obedecer

Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Salmos 18:20-26].

Introducción

A. Cuando parece que todos los demás nos desilusionan, es confortante saber que siempre podemos confiar en Dios (Salmos 22; Job 13:15).

B. Es fácil decir que confiamos en Dios cuando todo marcha bien, pero durante los tiempos de prueba llegamos a saber cuánto realmente confiamos en Él.

Exposición

I. ¿Por qué debemos confiar en Dios?

A. Debemos confiar en Dios ya que Él nunca falla o abandona (Josué 23:14; 1 Samuel 12:22; 1 Reyes 8:56; Salmos 9:9-10).

B. Debemos confiar en Dios ya que Él nunca engaña o traiciona (Números 23:19; Tito 1:2; Hebreos 6:18).

II. ¿Qué significa confiar en Dios?

A. Significa que le seguiremos incluso cuando no sabemos qué camino tomar (2 Crónicas 20:12,20; Jeremías 10:23; Hebreos 11:8).

B. Significa que andaremos por el camino de Dios incluso cuando pensamos que otro camino es mejor (Éxodo 13:17-28; 2 Reyes 5:11-14).

III. ¿Cuánto confío en Dios?

A. Si confiamos en Él, tomaremos tiempo para escucharle (1 Samuel 14:18-20; Salmos 130:5-8; Jeremías 38:14-24; 39:1-9; 42:1-43:7).

B. Si confiamos en Él, aplicaremos a nuestras vidas lo que escuchamos de Él (Santiago 1:22-25).

C. Si confiamos en Él, Le obedeceremos sin cuestionamientos (Génesis 22:1-3; Hechos 2:41).

Conclusión

A. Confiar en Dios es más que creer que nos guardará, alimentará y protegerá del mal.

B. Significa que Le buscaremos y seguiremos sin importar lo que suceda.