Buenas Obras

por Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Mateo 5:13-16].

Introducción

A. Cuando Nehemías contó a los líderes judíos en cuanto a sus intenciones de reconstruir los muros de Jerusalén, ellos pensaron que esto era una buena obra (Nehemías 2:18).

B. El único que puede determinar esencialmente si algo es “bueno” o no es Dios, la fuente de todo lo que es bueno (Mateo 19:16-17; Santiago 1:17).

I. Frecuentemente no se aprecia las buenas obras, y algunas veces se las opone.

A. Esto fue cierto en el caso de las obras de Jesús (Mateo 13:54-57; Marcos 3:6; Juan 10:32-33; 18:30).

B. Los discípulos fueron tratados de manera similar, incluso a veces por sus propios compañeros (Mateo 26:10; Juan 15:18-20).

C. No debemos cansarnos de hacer buenas obras (Gálatas 6:9-10; 2 Tesalonicenses 3:13).

II. Dios espera que hagamos buenas obras.

A. Él nos creó con este mismo propósito (Efesios 2:10; Tito 2:14).

B. Él nos ha capacitado completamente para buenas obras (2 Corintios 9:8; Filipenses 1:6; 2 Timoteo 2:21; 3:16-17; Tito 3:1-2; Hebreos 13:21).

C. Debemos hacer buenas obras ante nuestros prójimos (Romanos 13:10), nuestros enemigos (Mateo 5:44-47) y nuestros hermanos (Gálatas 6:10).

D. Las buenas obras requieren dedicación (Tito 3:8,14; 1:16).

III. Considere los efectos de las buenas obras.

A. Las buenas obras pueden causar que otros glorifiquen a Dios (Mateo 5:16; Hebreos 10:24; 1 Pedro 2:12; 3:1-2).

B. Las buenas obras nos ayudarán a conservar buen testimonio entre los hombres (Tito 2:7-8; 1 Pedro 2:15).

C. Las buenas obras garantizan que seremos recordados cuando partamos de este mundo (Hechos 9:36et.seq.).

D. Las buenas obras quitan el temor de nuestras vidas (Romanos 13:3; 1 Pedro 2:14).

E. Las buenas obras serán recompensadas eternamente (Lucas 10:28; Juan 5:28-29; Romanos 2:5-10).

IV. ¿Qué pasa si somos negligentes en hacer buenas obras?

A. Llegamos a ser culpables de pecado (Mateo 25:41-46; Santiago 4:17).

B. Nuestras oraciones son estorbadas (Isaías 59:1-2; 1 Pedro 3:7,11-12).

C. Existe un remedio si fallamos en hacer buenas obras (Génesis 4:7; Hechos 2:38; 8:22; 2 Corintios 5:21; Apocalipsis 1:5).

Conclusión

A. Aunque la fe es una buena obra (Juan 6:28-29), no es suficiente por sí misma (Santiago 2:19-20,24); debemos “poner atención” a la Palabra (2 Pedro 1:19-20).

B. En el Día del Juicio, nuestras obras serán consideradas para nuestra justificación o condenación (2 Corintios 5:10; Hebreos 4:12-13; Apocalipsis 20:12).

C. ¿Escuchará usted las palabras “Bien, buen siervo y fiel” (Mateo 25:21)?