“Apartaos”

Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: 2 Corintios 6:14-7:1].

Introducción

A. El problema de la iglesia en Corinto fue que era demasiado “corintia”.

B. ¿Qué significa “apartarse” del mundo, cómo se logra esto y cuán importante es para nuestra vida y destino?

Exposición

I. Frecuentemente la separación no es agradable, pero muchas veces es necesaria.

A. No disfrutamos la separación de la familia (cf. Génesis 2:24).

B. Algunas veces la separación es esencial para la salvación (1 Corintios 5:4-8).

C. La muerte causa separación, pero todos debemos experimentarla (Hebreos 9:27).

II. Debemos separarnos del mundo.

A. Puede ser difícil separarnos, pero seremos bendecidos si lo hacemos (Lucas 6:22-23).

B. Esto significa que evitaremos las cosas que fomentan los deseos ilícitos de la carne (Romanos 12:2; 1 Pedro 4:1-4).

C. La separación puede tener un precio alto (Filipenses 3:4-8).

III. No separarnos del mundo nos costará todo.

A. Israel pagó grandemente por no separarse de los cananeos (Números 25:1-3; 1 Reyes 11:1-4; Esdras 9-10).

B. No separarse del mundo produce separación de Dios (Isaías 59:1-3; Santiago 4:4).

C. Los que se acompañan con hombres impíos ciertamente compartirán su castigo (Números 16:26-33; 1 Corintios 5:7-13).

IV. Es una gran bendición cuando Dios nos separa como Sus hijos.

A. Dios separó a Israel en Gosén (Éxodo 8:22-23; 11:7).

B. Dios separó a la iglesia del mundo (1 Pedro 2:9-10).

C. La separación final sucederá en el Juicio (Mateo 25:31-34).

Conclusión

“Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios” (2 Corintios 7:1).