¡Amo a Tu Reino, Señor!

Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Mateo 13:44].

Introducción

A. La Biblia habla de mucha gente que ama las cosas equivocadas en la vida (Mateo 23:6-7; Juan 12:43; 3:19-20; 2 Timoteo 4:10; 2 Pedro 2:15).

B. Juan dijo que no podemos amar al Señor y al mundo a la vez (1 Juan 2:15; 3:17).

C. También es imposible amar al Señor sin amar a Su iglesia.

I. Hay muchas razones para amar a la iglesia del Señor.

A. Amo a la iglesia porque el Señor la ama mucho (Hechos 20:28; Efesios 5:25-27).

B. Amo a la iglesia debido a la sencillez de su diseño (Efesios 1:22-23; 1 Timoteo 3:1; 1 Pedro 5:2).

C. Amo a la iglesia debido a lo que defiende (Gálatas 4:16; 1 Timoteo 3:15; Santiago 5:19).

D. Amo a la iglesia debido a la gente que la compone (Romanos 16:4-5; Filipenses 1:3; 1 Timoteo 1:2; Tito 1:4).

II. Hay muchas razones para no amar al mundo.

A. Este mundo es pasajero (1 Juan 2:16-17).

B. Este mundo no ama al Señor y a aquellos que pertenecen a Él (Juan 1:10-11; 7:7; 15:18-19; 17:14; Santiago 4:4).

C. Este mundo no cumple sus promesas (2 Pedro 2:19).

D. Ya que son productos de este mundo, no debo amar las religiones humanas (Mateo 15:13-14).

III. Mi amor por la iglesia tiene un efecto profundo en la manera que vivo.

A. El amor nos motivará a hacer cosas que tienen poco o ningún sentido para aquellos que no comparten ese amor (cf. Romanos 5:6-8).

B. Este amor afecta la manera en que uso mi tiempo (Efesios 5:16).

C. Afecta la manera en que uso mi dinero (Romanos 15:25-27).

D. Afecta la manera en que interactúo con otros (Romanos 2:24).

E. Afecta la manera en que guío a mi familia (Efesios 6:4).

F. Afecta mi elección de compañías (1 Corintios 15:33; 2 Corintios 6:14).

Conclusión

A. Jesús comparó Su reino con artículos de valor incalculable—un valor que los que no la consideran adecuadamente no pueden percibir (Mateo 13:44-46).

B. ¿Qué valor tiene el reino de Dios para usted?