¿A Quién Escogerá Servir?

Roby Ellis

[Lectura bíblica recomendada: Josué 24:15].

Introducción

A. La palabra que comúnmente se traduce como “adoración” en el Nuevo Testamento está imbuida de la idea de gran humildad y respeto.

B. Cuando los antiguos hablaban de la adoración, lo hacían con el entendimiento de que estaban acercándose a alguien que merecía gran reverencia.

Exposición

I. Debemos escoger a quién servir.

A. Israel tuvo que tomar esta decisión cuando se estableció en Canaán (Josué 24:15).

B. Esta elección determinó todo asunto durante una generación completa (Josué 24:31; cf. Jueces 2:10).

C. Algunos no saben qué o a quién adoran (2 Reyes 17:25-33; Juan 4:22; Hechos 17:23).

D. Nosotros solamente podemos escoger un objeto de adoración (Josué 24:23; Mateo 6:24).

E. Si decidimos escoger a Dios, esto determinará la verdad en cuanto a muchos otros temas (Deuteronomio 12:5; 2 Timoteo 3:16-17).

II. Si escogemos servir a Dios, ¿cómo debemos adorarle?

A. Primeramente debemos entender que Dios tienen estándares superiores (Levítico 11:44; Josué 24:19-20; 1 Pedro 1:14-16).

B. En cada situación debemos dar a Dios lo mejor (Miqueas 6:6-8; Malaquías 1:8; Mateo 2:11).

C. En cada situación debemos adorarle como Él prescribe (1 Corintios 11:23-34; Hebreos 10:25).

Conclusión

A. Nuestro objeto de adoración será a quien obedeceremos en cualquier decisión que tomemos (Romanos 6:16).

B. En vez de servir a “los dioses de nuestros padres” o “los dioses de la tierra” (cf. Josué 24:15), determinemos servir al Dios verdadero del cielo.