10 Consejos Básicos (Parte 4): En la Educación de los Hijos

por Moisés Pinedo

[NOTA DEL EDITOR: Para leer la parte previa de este bosquejo, haga clic en Parte 3].

 

I. Sea un buen ejemplo para sus hijos. 

A. Sea ejemplo en integridad (Proverbios 20:7).

B. Sea ejemplo en trabajo (2 Tesalonicenses 3:7-9).

C. Sea ejemplo en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza (1 Timoteo 4:12).

D. El ejemplo de los padres influye a las generaciones futuras (2 Timoteo 1:5).

II. Ame profundamente a sus hijos. 

A. Aprenda a amar adecuadamente a sus hijos (Tito 2:3-4).

B. Sienta compasión por ellos (Salmos 103:13).

C. Vuelva su corazón hacia sus hijos (Malaquías 4:6).

D. Siga el ejemplo de amor del Padre celestial (Juan 3:35).

III. Discipline a sus hijos. 

A. Aplique la disciplina a temprana edad, mientras hay esperanza (Proverbios 19:18).

B. No rehúse disciplinar a sus hijos (Proverbios 23:13-14).

C. Discipline a sus hijos y cosechará descanso y alegría (Proverbios 29:17).

D. La disciplina adecuada y diligente refleja el amor de los padres (Proverbios 3:12).

IV. No exaspere a sus hijos. 

A. Evite causar ira en el corazón de sus hijos (Efesios 6:4).

B. No pierda el control o la paciencia (Proverbios 16:32).

C. No haga acepción entre sus hijos (Proverbios 24:23).

D. No actúe con parcialidad (1 Timoteo 5:21).

V. Cumpla el rol de padre. 

A. Así como Dios asume Su rol de Padre, los padres deben también asumir su rol (Hebreos 1:5).

B. El varón es la cabeza de su hogar (Efesios 5:23).

C. No actúe con indiferencia (1 Samuel 3:11-14).

D. Tenga a sus hijos en sujeción (1 Timoteo 3:4).

VI. Instruya a sus hijos espiritualmente.

A. “Tráigalos al Señor” a una edad temprana (Mateo 19:13-14).

B. Ocúpese en el bienestar espiritual de sus hijos (Job 1:5).

C. Promueva actividades espirituales (Lucas 2:41-42).

D. La instrucción espiritual debe ser una actividad constante (Deuteronomio 11:18-21).

VII. Cumpla lo que promete.

A. Si promete castigar a sus hijos, no detenga el castigo (Proverbios 29:15).

B. No permita que sus labios hablen mentira (Colosenses 3:9).

C. Piense primero; hable después (Proverbios 15:28).

D. Mejor es no prometer que prometer y no cumplir (Eclesiastés 5:5-7).

VIII. Comuníquese con sus hijos.

A. Tome tiempo para hablar con sus Hijos (Eclesiastés 3:7).

B. David hablaba a Salomón (Proverbios 4:3-9).

C. Así como Dios provee medios para comunicarse con Sus hijos, los padres deben proveer medios para comunicarse con los suyos (Hebreos 11:1-2; cf. Mateo 6:6-13).

D. Exija atención a sus palabras (Proverbios 4:20).

IX. Exija respeto y obediencia.

A. Es justo obedecer a los padres (Efesios 6:1).

B. Honrar a los padres es un mandamiento, no una opción (Efesios 6:2-3).

C. La rebeldía de los hijos era un pecado serio en el Antiguo Testamento, y todavía lo es en el Nuevo Testamento (Deuteronomio 21:18-21; Romanos 1:30-32).

D. Los hijos deben respeto y honra a sus padres (Romanos 13:7).

X. Tome tiempo para sus hijos.

A. Jesús tomó tiempo para los niños en Su ministerio (Mateo 19:13-14).

B. No permita que los afanes de la vida consuman el tiempo para sus hijos (Mateo 6:25-34).

C. Considere que el tiempo en esta vida es corto, e incluso más corto es el tiempo para influenciar a sus hijos (Santiago 4:14).

D. Aproveche bien el tiempo con sus hijos (Efesios 5:15-16).

Recuerde:

  • “Herencia de Jehová son los hijos” (Salmos 127:3).
  • “Los que no tienen hijos ignoran muchos placeres, pero también se evitan muchos dolores”.1
  • “La infidelidad de los padres creyentes puede condenar el alma de sus hijos”.
  • “El niño enlaza el pasado con el futuro”.

1 Honoré de Balzac; citado en Señor, Luís (1997), Diccionario Espasa de Citas (Espasa Calpe/Microsoft Corporation).