10 Consejos Básicos (Parte 2): En el Noviazgo

por Moisés Pinedo

[NOTA DEL EDITOR: Para leer la parte previa de este bosquejo, haga clic en Parte 1].

 

I. Ore a Dios. 

A. Presente sus peticiones al Señor (Filipenses 4:6).

B. Pida con fe (Marcos 11:24; Santiago 1:6-7).

C. Persevere en la oración (Colosenses 4:2).

D. Dios atiende a las oraciones del justo (1 Pedro 3:12).

II. Use buenos modales. 

A. No sea escandaloso (Proverbios 9:13-15).

B. Actúe disciplinadamente y firmemente (1 Corintios 16:13).

C. Vístase con pudor y modestia (1 Timoteo 2:9).

D. Trate a su pareja honorablemente (1 Pedro 3:7).

III. Si no está seguro, no continúe. 

A. El amor no hace mal al prójimo (Romanos 13:10).

B. La duda conduce al pecado (Romanos 14:23).

C. La duda genera inconstancia en todo aspecto de la vida (Santiago 1:8).

D. El amor verdadero no abriga duda o temor (1 Juan 4:18).

IV. Tome tiempo. 

A. Para conocer a su pareja (Proverbios 20:11).

B. Para conocer y entender la dirección de su camino (Proverbios 20:24).

C. Para prepararse para el matrimonio (Mateo 25:10).

D. Dios hace todo hermoso en su debido tiempo y espacio (Eclesiastés 3:11).

V. No ignore las faltas personales y las de su pareja.

A. Evite el fingimiento; aborrezca lo malo (Romanos 12:9).

B. Promueva la amonestación mutua (Romanos 15:14).

C. No participe en el pecado, sino repréndalo (Efesios 5:11).

D. El amor verdadero no abriga injusticia (1 Corintios 13:6).

VI. Proponga cambios saludables para usted y su pareja.

A. Primero, saque la viga de su ojo, y segundo, saque la paja del ojo de su pareja (Mateo 7:5).

B. No se conforme, sino renuévese (Romanos 12:2).

C. Haga todo para la gloria del Señor (1 Corintios 10:31).

D. No guarde rencor (1 Corintios 13:5).

VII. Fije sus límites.

A. Huya de la fornicación (1 Corintios 6:18).

B. Mejor es casarse que estarse quemando (1 Corintios 7:9).

C. Evite escenarios que promuevan seducción (Santiago 1:13-14).

D. El amor verdadero no hace nada indebido y no busca lo suyo (1 Corintios 13:5).

VIII. Haga preguntas.

A. En cuanto al aspecto espiritual (e.g., ¿Tiene su pareja un buen testimonio? ¿Tiene un buen carácter? ¿Puede conversar sin enojarse? ¿Tiene una buena relación con su familia?).

B. En cuanto a sus metas futuras (e.g., ¿Continuarán con sus estudios superiores? ¿Cuándo desean tener hijos? ¿Cuántos hijos desean tener?).

C. En cuanto a su idoneidad para el matrimonio (e.g., ¿Están libres para casarse? ¿Tienen salud estable? ¿Son lo suficientemente maduros?).

D. En cuanto al aspecto financiero (e.g., ¿Tienen solvencia económica? ¿Dónde vivirán?).

IX. Escuche los buenos consejos.

A. El que anda con sabios, sabio será (Proverbios 13:20).

B. Preste atención a las palabras de los padres fieles (Proverbios 23:22).

C. El consejo sabio es más valioso que las riquezas materiales (Eclesiastés 4:13).

D. Confíe en Jehová, y no se apoye en su propia prudencia (Proverbios 3:5).

X. No se dé prisa en prometer lo que no sabe si cumplirá.

A. No engañe a su pareja (Levítico 25:17).

B. El que guarda su lengua se ahorra angustias (Proverbios 21:23).

C. Mejor es no prometer que prometer y no cumplir (Eclesiastés 5:5-7).

D. Use su lengua para hablar verdad (Zacarías 8:16).

Recuerde:

  • “Si no está casado, todavía tiene oportunidad de retractarse”.
  • “Si ha de casarse, cásese por los oídos y no por los ojos”.1
  • “En la elección de una esposa, como en un plan guerrero, equivocarse una sola vez significa la derrota irreparable”.2
  • “Detrás de un gran hombre hay una gran mujer, y detrás de un mal matrimonio hay un mal noviazgo”.

[Parte 3]

1 Autor anónimo; citado en Señor, Luís (1997), Diccionario Espasa de Citas (Espasa Calpe/Microsoft Corporation).

2 Thomas Middleton; citado en Señor.