Imite lo que Es Bueno: Lección 7

Imite lo que Es Bueno: Lección 7

Haz Bien a los que Te Odian

Proverbios 25:21-22; Mateo 5:43-48; Lucas 6:27-36; Romanos 12:17-21

Para leer la lección previa de esta serie, haga clic en Lección 6.

Frecuentemente el camino de Dios es opuesto al camino del mundo. El mundo dice que si alguien le odia o le hace algún mal, le debe devolver el mal, incluso causarle más dolor de lo que le ha causado. En cambio, Jesús dio estas instrucciones a Sus discípulos: “Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian. Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues. A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva” (Lucas 6:27-30). ¡Qué contraste con la actitud de nuestro mundo que nos motiva a salir adelante al sacar ventaja de los demás!

Dios espera que seamos mejores que el mundo. “Porque también los pecadores prestan a los pecadores, para recibir otro tanto. Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada” (Lucas 6:34-35). Imagine cómo sería el mundo si todos los seguidores de Cristo tuviéramos esta actitud. Realmente influenciaríamos grandemente al mundo.

No solamente debemos amar a nuestros enemigos y darles de comer y beber (Proverbios 25:21), sino también debemos orar por ellos, “para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos” (Mateo 5:45). En el versículo 48, Jesús manda, “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”. Debemos desarrollar estas actitudes mientras tratamos de imitar la actitud de Dios hacia los enemigos.

Pablo ruega, “No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor” (Romanos 12:19). Existe un tiempo y una razón para la ira contra nuestros enemigos, pero Dios es el único que puede conocer todos los motivos y acciones. Necesitamos dejar la venganza en Sus manos.

Proverbios 24:17-18 nos recuerda que no debemos gozarnos de los problemas de nuestros enemigos. “Cuando cayere tu enemigo, no te regocijes, y cuando tropezare, no se alegre tu corazón; no sea que Jehová lo mire, y le desagrade, y aparte de sobre él su enojo”. No debemos olvidar que nuestra posición delante de Dios es imperfecta. Nunca debemos sentirnos superiores. En cambio, debemos ser como el publicano cuya humildad podemos leer en Lucas 18:13: “No quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador”.

La humildad también nos ayudará a evitar la actitud desagradable del siervo sin misericordia en la parábola de Jesús (Mateo 18:21-35). A él se le dijo, “¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti?” (vs. 33). Recuerde que nuestra deuda con Dios nos ayudará a hacer cosas buenas a aquellos que nos odian.

Preguntas de Estudio

  1. Romanos 5:10 nos llama “enemigos de Cristo”. ¿Cuál fue la actitud de Cristo hacia Sus enemigos?
  2. Lea Mateo 7:12. Hable de la razón por la cual se llama la Regla de Oro a este versículo. ¿Por qué la Escritura dice que “esto es la ley y los profetas”?
  3. ¿Qué dice Filipenses 2:3-4 que deberíamos hacer por otros? ¿Cómo nos deberíamos auto-considerar?
  4. ¿De qué virtud se habla en Mateo 5:7?
  5. Hable de la conexión entre la manera en que perdonamos a nuestros enemigos y el perdón divino de nuestros pecados (Lucas 6:37; 11:4; Colosenses 3:13).
  6. Hable acerca de 1 Pedro 3:8-9. ¿Cuál debería ser la actitud del cristiano cuando es maldecido?
  7. ¿De qué dice Pablo que no deberíamos cansarnos en Gálatas 6:9-10? ¿Son nuestras hermanas en Cristo algunas veces nuestras “enemigas”?
  8. Lea 1 Juan 4:20-21. ¿De qué manera dice Juan que llegamos a ser mentirosas?
  9. ¿Cómo podemos cumplir la ley de Cristo (Gálatas 6:1-3)?
  10. Lea Romanos 2:1-5. ¿Soy la enemiga de alguna persona? ¿Cómo me gustaría que se me tratara de ser enemiga de alguien?
Imite lo que Es Bueno: Lección 8

Imite lo que Es Bueno: Lección 8

Imite lo que Es Bueno: Lección 6

Imite lo que Es Bueno: Lección 6