Imite lo que Es Bueno: Lección 2

Imite lo que Es Bueno: Lección 2

El Señor Es Bueno

Salmos 34:8-14; 86:5-7; 119:65-72; Juan 13:4-15; Filipenses 2:1-11

Para leer la lección previa de esta serie, haga clic en Lección 1.

La Biblia nos manda a imitar lo que es bueno, y Dios es bueno. El salmista escribió: “Gustad, y ved que es bueno Jehová; dichoso el hombre que confía en él” (Salmos 34:8). Podemos llamar “bueno” a Dios porque Él es un refugio, un lugar de tranquilidad y seguridad. Los que están dispuestos a “gustar y ver” tienen un lugar en ese refugio. La protección de Dios pasará cualquier prueba.

El versículo siguiente dice que los santos (los santificados) son elegibles para este refugio, y que “nada falta” a aquellos que temen a Dios. A estos mismos santos se les dice en los versículos 13 y 14 que no usen mal sus lenguas, sino que escojan apartarse del mal y hacer el bien, buscar la paz, y seguirla. Por ende, este refugio no es accesible automáticamente; debemos hacer algunas cosas para entrar en él.

Dios abunda en gracia y perdón porque es bueno. Salmos 86:5 dice, “Porque tú, Señor, eres bueno y perdonador, y grande en misericordia para con todos los que te invocan”. Otra vez, aquellos que le invocan experimentan esta característica de Dios. Así como los santos deben buscarle para encontrar refugio, el perdón está disponible para aquellos que le buscan. Salmos 86:7 dice, “En el día de mi angustia te llamaré, porque tú me respondes”. Él responderá si llamamos.

El Señor es bueno incluso cuando nos aflige, o tal vez especialmente cuando nos aflige. “Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; mas ahora guardo tu palabra. Bueno eres tú, y bienhechor; enséñame tus estatutos” (Salmos 119:67-68). El escritor de Hebreos citó Proverbios 3, diciendo, “Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo” (Hebreos 12:6). De hecho, nuestro Dios bueno dice, “No menosprecies, hijo mío, el castigo de Jehová, ni te fatigues de su corrección” (Proverbios 3:11). Deberíamos dar la bienvenida a la corrección del Señor, entendiendo que esto nos marca como verdaderos hijos. La disciplina es una señal de propiedad.

Dios es bueno porque Su amor es perdurable. Israel cantaba del amor perdurable de Dios mientras el arca era llevada al templo. Se usa esta expresión, “Porque él es bueno, porque su misericordia es para siempre” (2 Crónicas 5:13; 7:3), muchas veces por toda la Escritura. Dios nunca nos falla, y esta verdad debe hacernos sentir confiadas.

Dios el Hijo mostró Su bondad al modelar sumisión. Jesús vino a la Tierra sabiendo que sufriría y moriría, y lo hizo con humildad. Filipenses 2:7 dice que Él “se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo”. Al leer Filipenses 2:5-8 deberíamos humillarnos mientras pensamos lo que Él dio por nosotras. Jesús lavó los pies sucios de Sus apóstoles y les dijo que estaba haciendo eso como un ejemplo de las cosas que ellos deberían hacer los unos por los otros. Nosotras debemos imitar a este Dios bueno.

Preguntas de Estudio

  1. ¿Por qué es Jehová bueno según Salmos 34:8? ¿Qué implica “gustar” y “ver”?
  2. ¿Qué significa la palabra “refugio”? ¿Qué descripción de “refugio” puede ver en estos pasajes: Salmos 46:1; 94:22; 2 Samuel 22:2-3?
  3. ¿Cómo debemos considerar la buena disciplina de Dios (Hebreos 12:5)? ¿Cómo llama Proverbios 12:1 a la persona que aborrece la corrección?
  4. Si Dios que es bueno nos disciplina, ¿cómo deberían considerar los padres cristianos la disciplina de sus hijos? Lea los siguientes versículos para encontrar la respuesta: Proverbios 3:11-12; 13:24; 19:18; 20:11; 22:6; 15; 23:13-14.
  5. El Salmo 86:7 dice que podemos tener confianza que Dios responderá cuando llamemos. ¿Qué nos dice Hebreos 4:16 en cuanto a la manera de acercarnos al trono de Dios? Hable del balance entre la confianza y la reverencia en la actitud cristiana ante el Padre.
  6. Defina la palabra “perdurable”. Mencione algunas de las maneras en que Dios mostró amor perdurable por Israel. Liste al menos dos maneras en que Dios le ha mostrado amor perdurable.
  7. Lea el Salmos 36 y liste todas las cosas que Dios ha hecho para mostrar Su amor perdurable para el hombre.
  8. Piense en cuanto a algún área en su vida en el cual no le guste someterse a otros o a Dios. ¿Qué consejo le da Filipenses 2:1-11 en esta área?
  9. Piense en un acto de servicio que necesita hacer por alguien. Comprométase a hacerlo esta semana.
  10. Cante o lea en grupo el Salmo 100. Tome algunos minutos para meditar en las palabras y el significado.
Imite lo que Es Bueno: Lección 3

Imite lo que Es Bueno: Lección 3

Imite lo que Es Bueno: Lección 1

Imite lo que Es Bueno: Lección 1