“En Mi Corazón He Guardado Tus Dichos, para No Pecar Contra Ti”

Descripción

Aunque es cierto que ningún cristiano es completamente perfecto (cf. 1 Juan 1:5-10), no hay manera de agradar a Dios y evitar el pecado sin atesorar Su Palabra en lo profundo de nuestras mentes y corazones. Este folleto es una reflexión de las palabras inspiradas del Salmo 119:11, y motiva al lector a guardar la mejor cosa (la Palabra), en el mejor lugar (el corazón), con el mejor propósito (para no pecar), ante el mejor Ser (Dios).