Lecciones del Pródigo

Lecciones del Pródigo

Lectura bíblica recomendada: Lucas 15:11-32

Introducción

A. La parábola del hijo pródigo tal vez es la parábola más conocida de Jesús.

B. Un “pródigo” es alguien que no tiene restricción; gasta desmedidamente hasta que no tenga nada.

Exposición

I. Del pródigo, aprendemos la verdadera naturaleza del pecado.

A. Se nos recuerda que los placeres del pecado solamente duran por un tiempo corto (vss. 13-14; cf. Hebreos 11:25; 1 Juan 2:16-17).

B. Aprendemos que las consecuencias del pecado pueden permanecer incluso después de haber recibido el perdón (vs. 31; cf. Hechos 26:10-11; 1 Corintios 15:9).

C. Aprendemos lo poco que le importamos al mundo (vss. 14-16).

II. Aprendemos la manera en que Dios lidia con los pecadores.

A. Aunque Jesús comía con los pecadores, nunca aprobó sus comportamientos (vss. 1-2; cf. Lucas 13:3-5).

B. Aprendemos que Dios no quiere que ningún alma se pierda (vss. 4-10; cf. 1 Timoteo 2:4; 2 Pedro 3:9).

C. Aprendemos que Dios permitirá que tomemos nuestras propias elecciones en la vida con respecto a la manera en que usamos Sus bendiciones (vs. 12).

D. Aprendemos que Dios nos perdonará a pesar de lo lejos que hayamos ido o lo prolongado de nuestra estadía en el mundo (vs. 13)—con tal que nos arrepintamos.

E. Aprendemos que no hay miembros de segunda-clase en la familia de Dios (vss. 17-24).

III. ¿Es usted un pródigo?

A. Puede ser un pródigo con respecto a las bendiciones de Dios (vs. 12).

B. Puede ser un pródigo con respecto al uso de su tiempo (Efesios 5:16).

Conclusión

Si ha estado viviendo como un pródigo, Dios quiere que regrese, y ¡habrá gozó hoy si usted lo hace (Lucas 15:7)!