La Oración de Fe

La Oración de Fe

I. En el sentido bíblico, la oración es la comunicación con Dios. 

A. Juan y Jesús enseñaron a sus discípulos cómo orar (Lucas 11:1-4).

B. Solemos orar en tiempos de desesperación.

II. ¿Cómo debería ser la oración?

A. La oración debería ser reverente (Mateo 6:9).

B. La oración debería ser ferviente (Santiago 5:16).

C. La oración debería ser constante (1 Tesalonicenses 5:17).

D. La oración debería ser una fuente de consuelo.

III. ¿Cómo no debería ser la oración?

A. No debería ser por obligación.

B. No debería ser una demostración pública de la piedad de alguien (Mateo 6:5-6).

C. No debería contener vanas repeticiones (Mateo 6:7).

D. No debería ser influenciada por la duda (Santiago 1:5-8).

E. No debería ser descuidada.

IV. ¿Por qué aspectos deberíamos orar?

A. Deberíamos orar por sabiduría (Santiago 1:5).

B. Deberíamos orar por unidad (Juan 17:21-23).

C. Deberíamos orar por perdón (Mateo 6:12).

D. Deberíamos orar por liberación (Mateo 6:13).

E. Deberíamos orar por la voluntad de Dios (Mateo 6:10).

V. ¿Por quiénes deberíamos orar?

A. Deberíamos orar por nuestros hermanos (Hechos 12:5).

B. Deberíamos orar por nuestros enemigos (Mateo 5:43-44).

C. Deberíamos orar por todos los hombres (1 Timoteo 2:1-3).

VI. ¿Cuándo deberíamos orar?

A. “Tarde y mañana y a mediodía” (Salmos 55:17).

B. Cuando estamos felices.

C. Cuando estamos tristes (2 Reyes 20:1-7).

D. Cuando somos tentados (Lucas 22:40).

E. ¡En todo tiempo (1 Tesalonicenses 5:17)!

VII. Deberíamos solicitar las oraciones de nuestros hermanos.

A. Israel pidió la oración de Moisés (Números 21:7) y de Samuel (1 Samuel 12:19).

B. Ezequías pidió la oración de Isaías (2 Reyes 19:2-4).

C. Sedequías pidió la oración de Jeremías (Jeremías 37:3).

D. Pablo solicitó las oraciones de varias iglesias (Romanos 15:30; Efesios 6:18-19; 1 Tesalonicenses 5:25).

VIII. Nuestras oraciones pueden ser estorbadas (1 Pedro 3:7).

A. “Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal” (1 Pedro 3:12).

B. Salomón habló de esto (Proverbios 15:8; 28:9).

IX. ¡No menospreciemos el poder de la oración, ni descuidemos este precioso regalo!