Esclerosis del Corazón

Esclerosis del Corazón

I. Cuando los judíos preguntaron a Jesús por qué Moisés permitió el divorcio, Él dijo que fue “por la dureza de vuestro corazón” (Mateo 19:8). 

A. La frase “dureza del corazón” es una sola palabra en el texto griego original.

B. De esta palabra se deriva el término médico “esclerosis”.

II. Consideremos a Faraón como un caso de esta enfermedad.

A. Si solamente viéramos una parte de la conversación de Dios con Moisés en Madián (Éxodo 4:21), pudiéramos pensar que Dios impone esta enfermedad en el hombre, sin discreción.

B. Aunque Dios tuvo una parte en el endurecimiento del corazón de este hombre, Faraón fue el responsable absoluto de no permitir que la Palabra produjera fe en su vida (Romanos 10:17; cf. Éxodo 8:15,32).

C. Por tanto, la esclerosis del corazón es una condición que traemos sobre nosotros. No es hereditaria; ni afecta preferentemente a personas de una edad, género o raza específica.

III. Haga un control de su vida para detectar los síntomas de esta enfermedad mortal.

A. Los síntomas de Faraón incluían: (1) el rechazo a someterse a las órdenes de Dios (Éxodo 8:15) y (2) el rechazo a arrepentirse genuinamente (Éxodo 9:22-35).

B. Hablando de los israelitas que murieron en el desierto, el escritor de Hebreos dijo que “no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron” (4:2).

IV. ¡Existe un tratamiento para esta enfermedad!

A. Necesita encontrar al Gran Médico (Lucas 5:31-32).

B. Necesita la medicina potente (Romanos 1:16).

C. Necesita la operación adecuada (Colosenses 2:11-12).

D. Necesita que el Evangelio compunja su corazón (Hechos 2:37).

E. Necesita actuar rápidamente, ya que ¡esta enfermedad llega a ser más mortal con el tiempo!

V. Una vez que se haya recuperado, esta enfermedad puede regresar.

A. Necesita mantenimiento y control (1 Corintios 11:28; 2 Corintios 13:5).

B. Hable con su Médico regularmente (1 Tesalonicenses 5:17).

C. Necesita asistir regularmente a sesiones grupales de ayuda con otros que están luchando con esta enfermedad (Hebreos 10:25).

D. No olvide seguir las órdenes del Médico, sin importar lo que se requiera (Lucas 11:28).

VI. La esclerosis del corazón es una condición cardiaca seria que demanda atención inmediata por medio de la Palabra de Dios (Romanos 10:17), la creencia en Jesús como el Hijo de Dios (Juan 8:24), el arrepentimiento de los pecados (Lucas 13:3), la confesión de Él ante los hombres (Mateo 10:32), el bautismo en Cristo (Hechos 2:38) y la vida fiel hasta la muerte (Apocalipsis 2:10).