El Peligro de un Corazón Endurecido

El Peligro de un Corazón Endurecido

Lectura bíblica recomendada: Hebreos 3:12-15

Introducción

A. Muchos sufren de arteriosclerosis, una condición seria en la que las arterias pierden elasticidad y llegan a endurecerse. Como resultado, se disminuye la circulación, y la persona llega a estar en riesgo de un ataque cardíaco.

B. Peor que esto es el “endurecimiento del corazón”. Este mal espiritual guía a la muerte eterna.

C. Este problema no es nuevo; Faraón sufrió de esta enfermedad espiritual (Éxodo 8:15).

Exposición

I. ¿Cómo fue endurecido el corazón de Faraón?

A. Dios no endurece el corazón de nadie

1. Cuatro veces el contexto dice que Dios endureció el corazón de Faraón (Éxodo 4:21; 7:3; 9:12; 10:1).

2. Tres veces el contexto dice que Faraón endureció su propio corazón (Éxodo 8:15,32; 9:34).

3. Esta no es una contradicción, ya que (a) Dios no hace acepción de personas (Hechos 10:34-35), y (b) el hombre tiene el libre albedrío de escoger a quién servir (Josué 24:14-15).

4. Solución: Las demandas de Dios a través de las plagas causaron que Faraón endureciera su propio corazón por su propia voluntad. Faraón rechazó las palabras de Moisés y Aarón, y las plagas subsiguientes causaron que él endureciera orgullosamente su corazón.

B. Faraón fue responsable de sus propias elecciones, y Dios también le consideró responsable.

II. ¿Cómo pueden nuestros corazones llegar a endurecerse?

A. Todos somos susceptibles. Incluso después de atestiguar la alimentación milagrosa de 5,000 hombres, más mujeres y niños, los discípulos endurecieron sus corazones (Marcos 6:52).

B. Se advierte a los cristianos en cuanto al endurecimiento del corazón (Hebreos 3:12-15).

C. ¿Cómo se puede endurecer el corazón hoy?

1. Al procrastinar y dilatar. (a) Las distracciones (i.e., los hijos, nuestros cónyuges, el entretenimiento, los pasatiempos, el trabajo) frecuentemente evitan que meditemos en el cielo. (b) Nuestra relación con Dios es un asunto urgente (note la palabra “hoy” que se encuentra tres veces en Hebreos 3.

2. Al no amar la verdad (cf. 2 Tesalonicenses 2:10-12). (a) En vez de amar la verdad, muchos aman las excusas y creen la mentira. (b) La palabra de Dios es verdad (Juan 17:17), y nosotros debemos amar la verdad (cf. Salmos 1:2; 19:10). (d) ¿Cómo explicará a Dios cuánto “amó” la verdad pero sin embargo raramente leía Su Palabra?

3. Al amar el mundo. (a) ¿A qué pecado todavía se aferra—la adicción, la pornografía, la mentira, el chisme, el orgullo? (b) Brindar oportunidad al diablo (Efesios 4:27) crea cristianos tibios (cf. Apocalipsis 3:16). (c) Vea Tito 2:11-12.

III. ¿Cuáles son las consecuencias de un corazón endurecido?

A. Una consciencia insensible (1 Timoteo 4:2).

B. La impenitencia (Hebreos 6:4-5; cf. 2 Pedro 2:20-22).

C. La muerte eterna.

Conclusión

A. Usted es responsable de su propio corazón (Filipenses 2:12-13).

B. Permita que Dios le moldee (Jeremías 23:29).

C. ¡Hágalo hoy!